Página:La linterna mágica - Vol. 8.djvu/135

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Á UN BUHO.


YA Febo rubicundo
Tras de las pardas rocas de Occidente
Va á sepultar la encandecida frente,
Dejando sin su luz y triste al mundo.

Ya las sombras cual fúnebres crespones
Entre los bosques se levantan lentas:
Las fieras á los cóncavos peñones
Acuden soñolientas.

Suspende su cantar la golondrina,
La oveja sus balidos,
Se dirigen al pié de la colina
Los pastores rendidos.

Cual se pierden al viento
Del festín las postreras vibraciones