Página:La noche de la verbena.djvu/37

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
33
ANTONIO CASERO

ANTONIO

(Con mucho mimo.) Quita, tonta, si no me enfado, y contigo, Dios me libre, (a Matías.) Faltan cuatro portes, y esas tres carretas de ladrillos recochos no aparecen por ninguna parte: y le dice usté al carpintero de taller que la madera de los montantes está reseca: y al maestro vidrios, que avive, que se echa el plazo encima: y usté cuidao con los ladrillos.


SEÑOR MATÍAS

No estés ocecao: no creerás que mojo ladrillos en el chocolate; es que en esto de las cuentas se enreda uno en un cuatro y no sale uno de él. (Todo este tiempo estará Carmen cogida al brazo de Antonio.)


CARMEN

Sobre tó, que no quiero que te calientes más la cabeza, ¡tanto afanar!


ANTONIO

Es que estos obreritos se creen que lo roba uno, y que si llega uno a lo que llega uno es porque sí; y yo he sío obrero como ellos, y he ido con mi blusilla y mi tartera, a la que amanecía, al currelo, y he aguantao la helá y el sol.


CARMEN

Eso; y a las doce iba yo a buscarte con el piri mu amarillito, y al pie de la obra nos lo comíamos, y pa postre me dabas un pellizco que me sabía a gloria.

3