Página:Las mujeres de la independencia.djvu/65

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


59
Paula Jara Quemada.

brioso caballo, una verdadera amazona, le dirije la palabra ofreciéndole ese grupo de bravos para reemplazar las bajas que la derrota acababa de hacer en sus filas.[1]

 Esa inesperada aparicion femenina era la señora doña Paula Jara Quemada, dama opulenta, entusiasta, patriota, que al tener conocimiento de la desgraciada sorpresa que habia sufrido el ejército chileno reunió a todos los inquilinos i capataces de su hacienda de Paine i poniéndose a la cabeza de ellos con sus hijos e hijas salió al encuentro de los vencidos alentándolos con el ejemplo de su valor i abnegación.

 I no era solo ese pequeño continjente de hombres el que la señora Jara Quemada iba a ofrecer a los vencidos, sino también todos los viveres de su hacienda, la magnífica caballada i las espaciosas casas de Paine, que fueron

  1. Un distinguido artista chileno, don Nicolás Guzman, autor del cuadro La Muerte de Pedro Valdivia, ha concebido la idea de trasladar a la tela esta grandiosa i sencilla escena. La señora de Jara Quemada, al frente de su pintoresco ejército i rodeada de sus hermosas hijas, hará el mas encantador contraste al lado del otro grupo de soldados vencidos i desalentados que mandaba San Martin. Se verá ahí a la mujer comunicando al hombre su entusiasmo i su fé en uno de los momentos mas supremos.