Página:Las ruinas de Tinti en el valle de Lerma (provincia de Salta).djvu/14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
530
MUSEO NACIONAL DE BUENOS AIRES


ALFARERÍA TIPO δ


 Comprende una sola escudilla sencilla, pequeña, sin asas, de pasta color gris, y engobada exteriormente con tierra grasa, plomiza, bien pulida, lustrosa.


ALFARERÍA TIPO ζ


 Fragmentos de alfarería doméstica, de pasta gris grosera, mal cocida. Hay un fondo de una vasija grande, un sector de una escudilla cónica, un pequeño vaso grosero de 10 centímetros de diámetro y otro fragmento. El último y también la escudilla cónica presentan en la superficie las mismas estrías que se ven en la gran vasija lámina XV D'. Estos fragmentos probablemente han sido tirados en las sepulturas por casualidad o como soportes o tapas de algún objeto o vaso.

 Las tres placas de cobre halladas en los sepulcros de Tinti están reproducidas en la figura 3. Tienen algo más de un milímetro de espesor y están regularmente oxidadas. La placa a es rectangular con las esquinas redondeadas. Presenta un agujero asimétrico que no parece hecho con punzón, sino que tal vez sea debido a alguna influencia química que ha sufrido la pieza en la tierra. El agujero de suspensión, en el borde superior, está solamente indicado por una pequeña abolladura, producida por el punzón al empezar la perforación, la que no se ha llevado a término. La placa b afecta la forma de un segmento de círculo, pero éste ha sido trazado a ojo, no correspondiendo la línea curva ni a un círculo perfecto, ni a una elipse, parábola o cualquier otra figura curvilínea geométrica. La placa tiene dos agujeros de suspensión, formados, como el de la placa siguiente, con punzón. Un extremo de la pieza está destruido por la oxidación. La placa e tiene la forma de cuadrilátero irregular, y ha tenido esta forma originariamente, pues los bordes no han sido tocados por la oxidación. Los bordes inferiores de estas placas son cortantes, intencionalmente afilados, de manera que es probable que las piezas, fuera de su objeto como adorno, hayan sido utilizadas también como instrumentos cortantes.

 Por deferencia del director de la Casa de Moneda de Buenos Aires, ingeniero Alfredo J. Orfila, el metal de la placa c ha sido analizado