Página:Lombroso El alma de-la mujer.djvu/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


124 GINA LOMBROSO

/\


Lo mismo puede -decirse del autoanélisis-, que es ademés una observacién interna. E1 hombre se an-aliza algunas ve- ces a si propio y analiza a los demés cuando hace poesia o novela. La mujer se esté siempre analizando. El anélisis de {es propios y los ajenos sentimientos es el objeto continuo de sus pensamirentos, el tema Ifavorito de sus conversaciones. Su espiritu mismo de observacién anda sumergido en la o1ea- da de autoanzilisis que pot entero la impregna. Hasta cuando os habla del Iibro que leyé, 0 de la comedia que fué a ver. sin saberlo, sin quererlo y sin notarlo, la mujer no hace otra cosa que hablaros dc si misma, 0 major dicho, de sus senti- mic-ntos. Tiende mucho mas o describirlos la emocién, la conmocién que en ella despertaron ’el libro o la comedia, a expresaros su extrafieza o indignacién por la emocién dis- rinta de la suya que el suceso produjo a los demés, que no

del suceso mismo. He venido corriendo, he venido corriendo

—ch’ceIe Ia nodriza a Julieta, que aguarda ansiosa la res- puesta de Romeo—, y solo tras una larga descripcién de sus emociones, acaba Ia rnensajera por entregarle esa contesta- cion. ]Cuénta.s mujeres no llevan un diario o -escriben cartas para desahogar aI dia Ias emociones placenteras o desagrada-

lcs que durante la jornada hubieron de experimentar! Cuan— do un hombre -ascribe un diario o una carta, no hace sino rradactar una sencilla crénica.

AI autoanélisis y a la observacién deben afiadirse la memoriu fenacisima de las obseruaciones y ancilisis con la flaqueza casi‘amnésica de su mernoria para los nombr-es pro- pios. las reglas V Ias cosas abstractas; la mujer no o1vi- da nunca las impresiones recibidas, los goces y dolores experimcntados, sirando ésta la razén de que resulte tan agra- decida a1 beneficio, y 'tan~inexorable para el m-a1 que la ha- cen. es que la memoria, lo mismo que el espiritu de ob- servacxén. ands siempre junto con -el interés. Los hombres no recnerdan sus crnociones: olvidan facilrnente las cosas obser- vadas. porque no sc basan para reaccionar en el fruto de sus emocxones y observaciones personal-es, sino en la razén. Para 1? W11.}€1‘.f?n cambio, el frutob de la emocién y de la observa- @671 98 V1131; sabe y si-ante que esas son sus guias y sus sos- tacncs: que constituy-an todo su bagaje y se agarga desespe-