Página:Los ladrones de Londres.djvu/40

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada





CAPÍTULO V.


Página 7 - Línea - Los ladrones de Londres djvu.jpg


OLIVERIO ADQUIERE RELACIONES CON NUEVOS PERSONAGES.


Los ladrones de Londres21.png

liverio solo y entregado á si mismo en la tienda del empresario de entierros, colocó su lámpara sobre el banco de obra y poseído del miedo arrojó una mirada timída en torno suyo. Un ataud recien acabado y puesto en medio de la tienda sobre dos caballetes negros se parecía tanto á la imágen de la muerte que el pobre jóven sentia recorrer por todos sus miembros un frio glacial acompañado de un temblor convulsivo, cada vez que su vista se fijaba involuntariamente sobre este horrible objeto esperando a cada momento ver un espectro espantoso levantar de el su cabeza repugnante hasta volverle loco de terror.

A la mañana siguiente le despertó un ruido redoblado de punta piés dados á la parte exterior de la puerta de la tienda. Estos se renovaron por cerca veinte y cinco ó treinta veces mientras se vestía á tientas; pero cuando empezaba á descorrer los cerrojos los piés cesaron de golpear oyendose una voz.