Página:Los zapatos colorados.djvu/50

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
48
ANDERSEN.

ambas, cada cual en su clase, llevan la marca de lo bello. Los hombres pueden desdeñar y tratar de vulgar la pobre flor, pero ella no tiene por qué quejarse de Dios.

 Y el rayo de sol acarició el diente de leon y á la ramita, que se sonrojó algun tanto al ver la despreciada planta puesta al lado suyo bajo un mismo pié.


Los zapatos colorados pg 50.jpg