Página:Lux veritatis.pdf/3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
495
 

Al hacer esto, alimentamos la firme esperanza de que nuestras palabras no solo serán agradables y útiles para vosotos y para vuestros fieles, sino que confiamos que, si son cuidadosamente meditadas con un espíritu deseoso de la verdad por aquellos de nuestros amados hermanos e hijos que están separados de la Sede Apostólica, ellos, convencidos por la historia, maestra de la vida, no dejen de experimentar al menos la nostalgia del único rebaño bajo el único Pastor y del retorno a esa fe verdadera, que se mantiene celosamente segura e inviolada en la Iglesia romana. De hecho, en el método seguido por los Padres y en todo el desarrollo del Concilio de Éfeso, al oponerse a la herejía de Nestorio, tres dogmas de la fe católica brillaron especialmente a los ojos del mundo con toda su luz, y los trataremos de manera especial. Ellos son: que en Jesucristo una es la persona, y esta es divina; que todos deben reconocer y venerar a la Santísima Virgen María como la verdadera Madre de Dios; y finalmente, que en el Romano Pontífice, en los asuntos concernientes a la fe y la moral, por institución divina se encuentra la autoridad suprema, suma e independiente sobre todos y cada uno de los cristianos

I

Por tanto, para proceder con orden en esta cuestión, hacemos nuestra esa exhortación sentenciosa del Apóstol de los Gentiles a los Efesios: "Reunámonos hasta que lleguemos todos a la unidad de fe y conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto en la medida que convenga a la plena madurez de Cristo. Esto es, para que ya no seamos como niños sacudidos por las olas y llevados aquí y allá por cualquier viento de doctrina, según el engaño de los hombres, con su astucia que tiende a engañar. Al contrario, viviendo según la verdad en la caridad, tratamos de crecer en todo hacia Él, Cristo, que es la cabezade quien todo el cuerpo, bien organizado y conectado, mediante la colaboración de cada articulación, según la propia energía de cada miembro recibe la fuerza para crecer para edificarse en la caridad"[1].

  1. Ef 4, 13-16