Página:Mexico as it was and as it is.djvu/115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
80
MÉXICO.

la colina, habían colocado sillas para las damas, que rápidamente fueron llenadas por ellos ataviadas con vestido completo de noche. La fina banda militar de la guarnición estaba directamente en el centro del césped y en un momento en que los bailarines estaban de pie. Galopadas, valses, cotillones, bailes españoles—siguieron uno a otro rápidamente. Fue difícil decir cual fue la exhibición más bella—la de belleza mexicana trastabillando con alegría caballeresca "a la música en el verde", o la de la belleza mexicana recubriendo la colina, el lado y viendo la escena festiva con su mirada pensativa.

El baile continuó hasta el crepúsculo, cuando la multitud se fue a la ciudad, en carros y a pie. En un momento todo era bullicio y cuando llegué a la carretera, estaba un poco sorprendido al ver las huestes de mendigos que estaban allí para recibir a la gente regresando a la multitud de muchachos contentos y jubilosos. Tampoco eran solo estos; los mendigos de San Agustín—, la ciudad había derramado su complemento; todos mis conocidos estaban presentes, deseosos de recoger las "migajas de la mesa del hombre rico" y, yo debería saber, aventurarse algunos de ellos astutamente en los puestos de la plaza. A medida que esta marea de gente alegre se fue a casa, no pude evitar notar uno de estos desgraciados, que se lanzó realmente en el camino de la multitud regresando y rodó a en la carretera de tal manera que resultó imposible pasar sin pisarlo en o pasar él. Era el viejo mendigo aullador de la Alameda: patadas, golpes, tropiezos no lo beneficiaron para nada; aun así él rodó, y aun aulló.

¡Tal es el contraste presentado continuamente entre la enorme riqueza y la escuálida miseria en la República de México!