Página:Mexico as it was and as it is.djvu/159

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


116
MÉXICO.

En sus edificios sagrados que estas personas fueron los más notables, y, como en Egipto, son probablemente los únicos restos que serán descubiertos en nuestro día y generación.

Tendré la ocasión, más adelante, para dar algunas descripciones de otros Teocallis, "Casas de Dios" —y Teopans, "Lugares de Dios;" pero no puedo abstenerme, en este sentido, de dar una idea de la condición del gran templo de México en la época de la conquista, con un relato que proviene de testigos oculares, entre los cuales no puede haber ninguna posibilidad de colusión para imponer o; a la soberanía para quien la escribo, o a la masa de la nación española a quien los escritos de otros fueron dirigidos.

Se relata que en el año 1486, Ahuizotl, el octavo Tlatoani de México y predecesor de Moctezuma, completó el gran Teocalli en su capital.

Este magnífico edificio* ocupaba el centro de la ciudad y, junto con otros templos y edificios anexos a él, comprendían todo ese espacio sobre el cual se encuentra ahora la gran iglesia catedral, parte de la plaza mayor y parte de los edificios y las calles vecinas.

Estaba rodeada por un muro de ocho pies de espesor, construido de piedra y cal coronado con almenas en forma de nichos y ornamentada con muchas figuras de piedra en forma de serpientes. ¡Dentro de este lugar afirmó Cortés, que se podría construir un pueblo de quinientas casas!

Tenía cuatro puertas frente a los puntos cardinales, y sobre cada portal había un arsenal militar lleno de los equipos necesarios.

El espacio dentro de los muros fue bellamente pavimentado con piedras pulidas, tan lisas "que los caballos de los españoles no podían moverse sobre ellos sin resbalarse" y en el centro de esta espléndida zona se elevaba el gran Teocalli. Se trata de una inmensa pirámide truncada de tierra y piedras, compuestas de cuatro pisos o cuerpos; una idea de la que quizás se puede obtener revisando el siguiente dibujo, tomado de uno hecho por el conquistador anónimo, que puede encontrarse en la colección de Ramusis y en el CEdipus Ægypiiacus del padre Kircher.


* Doy la descripción de Clavijero y el Dr. McCulloh, basado en la autoridad de las cartas de Cortés a Carlos V., Bernal Díaz, Sahagún, y el Conquistador Anónimo.