Página:Mexico as it was and as it is.djvu/176

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida





CARTA XX.


LA CIUDAD DE MÉXICO COMO ERA EN LA CONQUISTA.


Después de haber relatado sobre las antigüedades que sobrevivieron los estragos de los conquistadores, (quienes, con un afán ciego por establecer su poder y su religión, destruyeron templo, torre y casi todos los registros de los indios) me ha impactado que noticias o esbozos de la ciudad de Moctezuma, su soberanía y personas, sería interesante incluso para el lector más descuidado. Por lo tanto, he reunido las cartas de Cortés al emperador Carlos V., y la historia de Bernal Díaz del Castillo, tales registros parecen ser más auténticos, no sólo porque nos impresionan con la grandeza y la avanzada civilización de los indios, sino porque probablemente podrían servir para establecer una conexión entre los habitantes del Valle de México y el pueblo que, viviendo mas al sur, fueron los constructores y los ocupantes de los templos y palacios que últimamente nos han revelado las pintorescas páginas de Stephens y Catherwood.

"La provincia que constituye el principal territorio de Moctezuma," (dice Cortés en su carta a Carlos V.,) "es circular y completamente rodeado por montañas altas y escabrosas, y su circunferencia es de setenta leguas. En esta llanura existen dos lagos que ocupan casi la totalidad de la misma, ya que las personas utilizan canoas en más de cincuenta leguas alrededor. Uno de estos lagos es de agua dulce, y la otra, que es más grande, es de agua salada. Están divididos, por un lado, por un pequeño grupo de altas colinas, que están en el centro de la llanura, y se unen por un estrecho a nivel formado entre estas colinas y las montañas altas, el estrecho tiene un ancho de tiro de pistola y la gente de las ciudades y otros asentamientos que se encuentran en estos lagos, se comunican en canoas por el agua, sin necesidad de ir por tierra. Y como este gran lago salado fluctúa y fluye con la marea, como el mar, en cada inundación, el agua fluye desde el lago fluye al de agua fresca tan impetuosamente como si se tratara de un gran río, y en consecuencia en el reflujo, el lago fresco fluye la salado. "Esta gran ciudad de Temixtitlan, (que significa Tenochtitlán, México,) está fundada en este lago salado; y de tierra firma al cuerpo de la ciudad, la distancia es de dos leguas desde cualquier lado que se entre.

Tiene cuatro entradas, o calzadas, hechas por la mano del hombre, tan ancho como lanzas de dos caballeros.

10