Página:Mexico as it was and as it is.djvu/178

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
133
MOCTEZUMA.

el oro totalizaba, en valor, más de mil coronas; y lo dio con una afabilidad e indiferencia que le hizo aparecer un príncipe realmente magnífico".

Luego él procedió, después de algunos otros detalles, a dar cuenta de la apariencia personal de este soberano y el estilo y esplendor de su corte.

"El gran Moctezuma tenía, en este tiempo, unos 40 años, de buena estatura, delgado y bien proporcionado. Su tez era mucho más blanca que la de los indios; llevaba su cabello corto, apenas cubriendo sus orejas, con muy poca barba, bien arreglada, delgada y negra. Su cara era más bien larga, con una agradable expresión y buenos ojos; gravedad y buen humor se mezclaban cuando hablaba. Era muy delicado y limpio en su persona, se bañaba cada noche. Tenía un número de amantes de las primeras familias y dos princesas, sus legítimas esposas; cuando les visitaba, era con tal secreto que nadie sabía excepto sus propios sirvientes. Estaba limpio de toda sospecha de vicios antinaturales. La ropa que llevaba un día no la usaba hasta cuatro días después. Tenía dos centenares de su nobleza como guardia en apartamentos contiguos al suyo. De estos sólo determinadas personas podrían hablar con él, y cuando lo esperaban, se quitaban sus ricos mantos y se ponían otros con menos adornos, pero limpios. Entraban descalzos a su apartamento, sus ojos fijos sobre el terreno y hacían tres inclinaciones del cuerpo, al acercarse. Al hablar al rey decían: "¡Señor, mi Señor—gran señor!" Cuando terminaban, él los despedía con unas palabras, y se retiraban de frente a él y los ojos fijos en el suelo. También observé, que cuando grandes hombres llegaban de lejos por negocios, entraban al palacio descalzos y con un hábito simple; y también, no entraban por la puerta directamente, hacían un circuito para ir hacia ella.

"Su cocineros tenían más de treinta maneras de preparar carnes, y tenían ollas de barro preparadas para mantenerse constantemente calientes. Para la mesa de Moctezuma, se preparaban más de trescientos platos y para sus guardias más de mil. Antes de la cena, Moctezuma algunas veces iba a inspeccionar los preparativos, y sus oficiales le señalaban cuales eran las mejores y explicaban de qué aves y carne eran compuestos; y de esos comería. Pero esto es más diversión que cualquier otra cosa.

"Se dice, que a veces se preparaba carne de niños para él; pero las carnes ordinarias eran gallos, faisanes, gansos, perdices, codornices, venado, cerdos salvajes, palomas, liebres y conejos, con muchos otros animales y aves peculiares del país. Esto es cierto—que después de Cortés habló en lo relativo a la preparación de carne humana, después no se practicó en el palacio. En sus comidas, en clima frío, se encendían antorchas de corteza de una madera que no hace humo y tiene un olor aromático; y para que no le calentaran mucho, ponían pantallas delante, adornadas con oro y pintados con figuras de ídolos.