Página:Mexico as it was and as it is.djvu/190

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
145
VIRGEN DE LOS REMEDIOS.

El altar y el barandal donde estábamos eran, como de costumbre, hecho de metales preciosos y encima una imagen de la Virgen, en un rico tabernáculo. Había velas encendidas a su alrededor, y algunas personas estaban cantando un servicio acompañadas por el órgano, mientras que los indios, en sus harapos, se repartían en grupos arrodillados en el piso. Pasamos a la sacristía donde encontramos a dos monjes Agustinos, que se dedicaban a bautizar o bendecir a un bebé indio sucio. La madre—en su tilma desgarrada y falda a las rodillas, se arrodilló ante el padre sosteniendo el niño, quien se divertía jugando con la túnica de su reverencia mientras se recitaba la oración necesaria. El padre—en su manta desgarrado y calzones de cuero—mientras tanto se apoyaba contra la pared, girando su andrajoso sombrero, con la boca abierta y los ojos en una estúpida mirada de asombro piadoso. Tan pronto como el monje concluyó el servicio, se adelantó, le dio un par de centavos y ambos padres, con una especie de beso de adoración a la mano del fraile, se fueron. Nuestro grupo incluía sólo blancos en esa muchedumbre de miles.

Tan pronto como los padrecitos terminaron las ceremonias de otros dos o tres bebés más y recibieron sus honorarios de cobre, el Sr. Black les mencionó nuestro deseo de ver la figura de la Virgen. Inmediatamente enviaron a un sacristán a llevarnos a la sala de la parte posterior del altar, donde, subiéndonos al tabernáculo y espiar cautelosamente alrededor del Santuario, para no ser vistos por la congregación en el cuerpo de la iglesia, vislumbramos la figura. Es una hermosa muñeca con cara de cera, de un pie de alta, con un vestido de satén rígido, saliéndose muy mucho en la parte inferior como aros, y toda la figura descansa sobre un maguey de plata maciza. Observé algunas perlas sobre el vestido que tenía un aspecto muy ceroso, junto con algunos diamantes, que parecían tan brillantes como si hubieran sido fabricados en París por docenas. Cuando descendí, expresé mi sorpresa al mestizo atendiéndonos, quien (con una sonrisa muy significativa y el lento movimiento indescriptible del dedo largo de derecha a izquierda, peculiar a los mexicanos, y que es tanto como decir, "no sabe nada al respecto,") explicó el misterio. ¡La imagen real no está allí! Diamantes, muñeca, perlas, enaguas, esmeraldas y todas las demás riquezas se han llevado a la Catedral; e intimó, que en estos tiempos revolucionarios tanta riqueza era más segura bajo la vigilancia de los centinelas de Palacio, que en medio de los desechos solitarios de esta iglesia de montaña. Además, él insinuó que la figura era más bonita, más reciente y, en el conjunto, suficiente para los indios; quienes la adoraban con tanto fervor y casi tan bien como al famoso original.

Salimos de la capilla al comenzarla misa. Poco a poco la Iglesia comenzó a llenarse con la multitud de Indios medio desnudos. A continuación llegaron representantes nativos de los diferentes pueblos, cargando ofrendas de flores y velas de cera a la Virgen, encabezada por una banda de músicos indios con sus tambores Tom-Tom y flautas, haciendo una música monótona baja. Las ofertas fueron llevadas hacia el altar, bajo arreglos de flores; y después de una danza salvaje de los indios con su música