Página:Mexico as it was and as it is.djvu/259

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
204
MÉXICO.

despedida a nuestro amable anfitrión, montamos y volteamos hacia el norte, hacia nuestra casa.

Una amplia llanura bordea el pie de la sierra que se ciñe en el Valle de México y se extiende desde el Valle de Cuautla hasta el de Puebla. Sobre el estaba nuestro camino esta tarde, y después de pasar una de esas extrañas y profundas barrancas, en la que bajaba una cascada de agua clara por unos doscientos pies, comenzamos el ascenso de la cordillera de montañas que forman la última barrera entre nosotros y la Capital.

Apenas habíamos subido a las colinas, cuando comenzó a llover por primera vez, durante el día, desde que dejamos Cuernavaca, y experimenté inmediatamente un notable cambio en la temperatura, del calor abrasador en la plaza de Cuautla. Nos pusimos nuestros serapes de una vez en, y los usamos por el resto de la noche.

Santa Inéz es el límite de la tierra caliente;—en cinco o seis millas de distancia el cultivo de la caña de azúcar cesa y comienza la tierra templada.

Pasamos la hermosa aldea India de Acaclauca, con sus hojas verdes, capillas e iglesias, en frente de uno de los cuales vi el último grupo de altas palmeras, destacándose con sus ramas plumeadas marcándose contra la nieve del Popocatépetl. Fue una imagen extraña, mesclando en un uadro, el Polo y el trópico.

Cerca de las 8 los lejanos ladridos de perros anunciaron nuestra llegada a la aldea donde planeamos descansar hasta mañana. Pequeños fuegos estaban encendidos delante de cada puerta, y por su luz andamos media docena calles torcidas y colinas hasta llegar a la digna casa de Don Juan Gonzales, (un viejo amigo del cónsul,) quien, en un momento, nos recibió bajo su techo hospitalario.

Don Juan es un hombre de "fortuna" en el mundo de su pueblo pequeño; — él tiene una tienda, alquila una habitación a un club de gente del pueblo, quienes gustan de una gota de aguardiente o un juego tranquilo de monté; y, sobre todo, tiene la chica más bella en la tierra templada por su hija.

Don Juan llevó ceremoniosamente a su largo salón, bajo, de atrás. En una esquina había una imagen de la Virgen con una lámpara encendida ante ella, enfrente estaba una mesa alrededor de la cual se reunían cinco de los vecinos en mangas de camisa, sombreros bajos, y barbas crecidas de una semana, ocupados en un juego de cartas grasosas, a la luz de un tenue "sebo". De vez en cuando, la pequeña sílfide de la hija traía el licor a los bárbaros. Era Titania y Baja—Ariel y el payaso,— y anhelaba por el lápiz de Caravaggio para dibujar a los apostadores o de Retzsch para encarnar todo el espíritu de la escena.

Después de una cena frugal de tortillas y chocolate, nos retiramos a camas de plumas y sábanas limpias en el piso,—pero me alegré cuando fuimos llamados al caballo a las tres de la mañana, había sido una noche de encuentro dolorido; un ejército de pulgas nos atacaron, el momento que nos retiramos, con un vigor y una seriedad que hizo justicia tanto a su apetito como a nuestra sangre.