Página:Mexico as it was and as it is.djvu/266

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
209
ASCENSO AL POPOCATEPÉTL.

se venía, me vi obligado a abandonar la empresa totalmente. Sin embargo, en el curso, de mis preparativos para un ascenso, había disfrutado frecuentes conversaciones con el Sr. Egerton y Sr. Von Gerolt, el prusiano encargado de negocios sobre el tema; y por estos señores (que ambos han ascendido el volcán), me dieron el dibujo anterior y la sustancia del siguiente relato, que hasta ahora nunca se ha dado en nuestro idioma. Como me parece sumamente interesante, en comparación con las distintas historia publicadas del ascenso del Mont Blanc y otras montañas en el antiguo y nuevo mundo, no voy a hacer ninguna disculpa por presentarlo en este volumen. El volcán se encuentra a unas 60 millas de la ciudad de México y después de Chimborazo, es el pico más alto en este continente.

Al comienzo de la temporada de lluvias de 1833, el Sr. Von Gerolt y el Barón Gros, entonces encargado de la legación francesa en México, partieron desde la Capital a caballo, acompañado por una tropa de soldados para protegerlos de los ladrones y seguido por mulas y sirvientes cargando los instrumentos filosóficos necesarios y suficientes provisiones para el viaje.

Salieron de la carretera a Veracruz, entre los lagos de Texcoco y Chalco, por ocho leguas, a Ayotla—más allá tomaron una dirección al sur y, a una distancia de cinco leguas más, comenzaron el ascenso de la Cordillera, sobre cuya cumbre se extiende una meseta a unos 800 pies por encima del nivel de la ciudad. En esta llanura pasaron las aldeas de Ameca y Ozumba al pie del volcán y la montaña vecina, y aquí encontraron las primeras señales de esas inmensas barrancas o profundas cañadas, cortadas en las laderas por deshielo durante siglos.

La ladera sur del Popocatépetl pareció ofrecer a nuestros viajeros el ascenso más fácil, y, en consecuencia, habiendo obtenido tres guías Indios del Alcalde y una escolta de dos soldados, para lo salvaje del bosque, iniciaron su peligroso viaje temprano en la mañana del 22 de mayo. Su camino condujo a través de una zona enredada con plantas y árboles. Después de pasar una serie de barrancas, los lados de los cuales estaban cubiertos con hermosos pinos, destacándose en relieve contra la brillante nieve encima de ellos; se vieron obligados a cortar un camino a través del bosque enmarañado con sus espadas y hachas indios, llegaron, sobre el mediodía, el rancho de Zacapalco. El propietario no estaba, pero encontraron extensos pastos alrededor de su casa llena de ganado y protegido por una guardia contra lobos y leones con que los bosques están infestados. Como no había nadie en la vivienda para recibirlos, tomaron la libertad de utilizar los utensilios del granjero y cenaron muy cómodamente en la finca de la meseta. El aire era frío y respiración ya se había convertido en difícil.

Después de comer se despidieron de parte de su grupo, y con dos indios y dos sirvientes, continuaron su ascenso a caballo a pesar de la creciente pesadez de la arena. En dos horas