Página:Mexico as it was and as it is.djvu/280

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
221
PIRÁMIDE DE TEXCOCO.


PIRÁMIDES.

En la esquina noroeste de Texcoco hay un montón de tierra, ladrillos, mortero y cerámica, totalmente sin forma y cubierta con un campo de magueyes; en la parte superior de esta encontré varias losas muy grandes de basalto, cuadradas a cincel y puestas norte - sur. La tradición dice, que son restos del Palacio de Moctezuma.

En este lugar, hace algunos años, el pequeño fragmento representado en el dibujo opuesto fue encontrado y trasladado inmediatamente a la colección del Conde del Peñasco, en México, donde ahora se conserva.

Parece ser los restos de un abrevadero o recipiente y la escultura bien hecha en relieve. Me imagino que fue diseñado para representar un conflicto entre una serpiente y un ave, y no se puede dejar de destacar la cruz tallada claramente cerca la esquina derecha inferior del recipiente. En el extremo sur de la ciudad, todavía hay tres pirámides inmensas claramente discernibles, cuyas formas no están muy dañadas como podría suponerse tras el paso de siglos. Se encuentran en una línea norte a sur—hay unos cuatrocientos pies de extensión a cada lado de sus bases y construidas parcialmente con adobes y con grandes ladrillos quemados y fragmentos de cerámica. En muchos lugares descubrí restos de una gruesa cubierta de cemento, a través del cual se habían formados pequeños canales o canaletas para transportar el agua, o, quizás, la sangre, desde la terraza superior. Los lados de estas pirámides estaban llenos con fragmentos de ídolos, vasos de arcilla y cuchillos de obsidiana. Está relacionado por Bernal Díaz del Castillo, que se ascendía al gran templo de Texcoco por un ciento diecisiete pasos; y es probable que una de estas pirámides fue la base del Teocalli a que alude el historiador.

Estas fueron todas las antigüedades que pude encontrar en la ciudad de Texcoco, excepto por el lugar donde la tradición dice Cortés lanzó sus barcos. Aún tiene el nombre de "Puente de los Bergantines" y ahora está probablemente a algo más de una milla en línea recta desde el lago.

Mientras estaba en México una pieza muy interesante de antigüedad fue enviada desde Texcoco al General Tornel y regalada por él al Sr. Morphy, un opulento comerciante inglés, quien ha regresado a Inglaterra. Era un grupo, modelado en arcilla, sobre un pie y medio de alto, que representa un sacrificio y consistía en dos figuras—el sacerdote y la víctima. La última (mujer) había sido arrojada sobre una piedra alta y estrecha; el sacerdote había hecho una incisión profunda en la espalda—arrancado su corazón—y estaba en el acto de ofrecerlo al ídolo. Las expresiones de muerte y agonía en el semblante de la mujer—y de orgullo y entusiasmo en el sacerdote, fueron ejecutadas admirablemente. Tenía intención de hacer un dibujo de este grupo, pero el Sr. Morphy lo envió a la costa para su embarque imedi-