Página:Mexico as it was and as it is.djvu/314

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
245
RUINAS DE LA QUEMADA.

pavimentados con piedras burdas, todavía visibles en muchos lugares por encima de la hierba y eran perfectamente rectas.

"Desde planicie de la fina llanura sobre la cual se extendía, no puedo concebirlos como construidos como caminos, ya que las personas, que caminaban descalzas y no utilizaban ningún animal de trabajo, debían naturalmente haber preferido los suaves, caminos de tierra, que había a cada lado, a los ásperos pavimentados. Si esto es aceptado, no es difícil suponer que eran el centro de calles de cabañas, que en esos tiempos eran construidos de la misma clase de materiales frágiles como los de hoy en día, deberían desde hace mucho haber desaparecido. Muchos lugares en la llanura están densamente sembrados con piedras, que pueden alguna vez haber sido materiales de construcción para la ciudad; y hay amplias paredes modernas alrededor de las granjas de ganado, que no es improbable, hayan sido construidas de las calles más cercanas. En todo caso, cualquiera que haya sido el fin de estas calzadas, la ciudadela aún permanece y por su tamaño y fuerza confirma el reporte dado por Cortés, Bernal Díaz y los otros conquistadores, de la magnitud y el alcance de los edificios de México, pero esta en duda por Robertson, De Pau y otros. Observamos también, en algunos lugares protegidos, restos de buen yeso, confirmando que los reportes a aludo arriba; y puede haber pocas dudas de que los presentes ásperos, pero magníficos edificios, estuvieron alguna vez trabajados en madera y blanqueados, como en el antiguo México, los pueblos de Yucatán, Tabasco, y muchos otros lugares que se describe eran asi. [1]

"El Cerro de los Edificios y las montañas de la cordillera circundante, son todas de pórfido gris, que fácilmente se rompió en losas, y esto, con relativamente poca mano de obra, proporcionó materiales de construcción para los edificios que coronan su cumbre. No vimos restos de obsidiana entre las ruinas o en la llanura—que es notable, como el material general con que los mexicanos hicieron cuchillos y flechas; [2] pero habían tirados pedazos de pórfido muy compacto alrededor y algunos aparecían haber sido hecho astillas en forma burda parecida a puntas de flecha.

"No hay rastro del antiguo nombre de este interesante lugar o de la nación que lo habitaba, que ahora se pueda encontrar entre la gente del lugar, quienes simplemente distinguen la roca aislada y edificios por un nombre común, 'Los Edificios'. Yo he preguntado a la gente más instruida acerca de estas ruinas; pero todas mis investigaciones fueron inútiles, hasta que afortunadamente encontré una nota en Historia de México del Abad Clavijero, que arroja alguna luz sobre el tema. "La ubicación de Chicomoztoc, donde los mexicanos anduvieron nueve años, no se conoce; pero parece que ese lugar, a veinte millas de distancia de Zacatecas, hacia el sur, donde todavía hay algunos restos de un edificio inmenso, que, de acuer

  1. Ver el viaje de Juan de Grijalva, en 1518: también Bernal Díaz, Cortés y Clavijero.
  2. No es improbable, sin embargo, que este material era desconocido para la nación que vivió aquí, si, según el Abad Clavijero, esta ciudad fue uno de los primeros asentamientos de los aztecas, antes de que establecieron en el Valle de México, cerca de la cual (en Real del Monte principalmente) la obsidiana se encuentra en gran abundancia, aunque creo que no hay rastros de se ven en las provincias más septentrionales.