Página:Mis contemporaneos.djvu/101

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
99
MIS CONTEMPORÁNEOS.

últimas invenciones de la industria; aquí una trilladora, allá la máquina de purificar su vino especialísimo, que sólo sirve, por lo caro y exquisito, para las mesas de los grandes señores.

 El campo le seduce: cazador infatigable, hay veces en que deja los asuntos más importantes por marcharse, escopeta al hombro, á sus posesiones de Ciudad Real ó de Toledo.

 En la actualidad proyecta un ferrocarril á sus minas de la provincia de Granada: un ferrocarril que no tendrá menos de cincuenta y tres kilómetros, y mejorará mucho un puerto de embarque junto á Motril, y por consiguiente, cerca de la grande y magnífica mina de hierro, hematita y manganeso, en que Bayo tiene puestos los ojos.

 Nuestros banqueros españoles no son, por lo general, agricultores ni mineros, ni nada que se aparte de la rutina de la banca. Gastan su dinero fuera de España y no se ocupan de procurar adelantos á su país.

 Bayo es patriota de corazón. Sería dichoso viendo los campos de su país natal prósperos, merced á todos los adelantos que trae consigo la agricultura moderna. La política le parece estéril con relación al progreso material de España. Cosechero, agricultor, industrial ante todo, le gustan las situaciones conservadoras, porque las cree capaces de producir la paz, que es el trabajo, y Bayo ama el trabajo como si no fuera español, que es cuanto puede decirse en elogio suyo.