Página:Mis contemporaneos.djvu/37

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
35
MIS CONTEMPORÁNEOS.

 El Duque habló de sus perros de España. El Czar dijo que nunca había visto perros españoles.

 Aquella noche los secretarios del Duque enviaron á España telegramas que costaron seis mil y pico de reales. A los cinco días el Czar tenía delante de sí un pastor español con seis perros magníficos, llegados todos en trenes express, á todo gasto....

 ¿Quién pudiera referir todas las magnificencias que se cuentan de los Téllez Girón celebérrimos, y potísimos? Hay algo en ellos de fantástico, de legendario; son los últimos restos de aquella nobleza más poderosa que el rey y más fuerte que el clero, ante la que el pueblo miserable y servil se humillaba deslumbrado por su esplendor esencialmente español. Son el mundo antiguo que desaparece....

 El Duque, cuya muerte se anuncia hoy, era militar; muy joven aún, fué nombrado embajador de España en Rusia, y los Gobiernos que se sucedían le conservaban allí, convencidos de que nadie como él podía representarnos en grande.

 Yo había oído hablar tanto de los Osunas, que nunca me parecían seres reales.

 Más de una vez creí que ya no existían sino en los retratos ahumados del palacio de las Vistillas....

 Un día me dijo Grilo:

 — Ven esta tarde á casa de la Condesa de Montijo. Va el Duque de Osuna....

 Me apresuré á visitar á nuestra ilustre amiga. Efec-