Página:Mis contemporaneos.djvu/99

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


ADOLFO BAYO.




 Le llaman así, no es culpa mía.

 Los contemporáneos de una notabilidad cualquiera le imponen la manera de llamarse.

 D. José Salamanca llama todo el mundo al Marqués de este nombre, como si tal marquesado no tuviera, y al Marqués de Cayo del Rey le llama San Miguel todo el mundo.

 A Bayo, á pesar de los carteles en letras de oro que anuncian en el Boulevard Haussmann, el vino blanco del Excmo. Sr. D. Adolfo Bayo, senador del reino, se le conoce por Adolfo Bayo en Madrid, y esta es buena señal, porque prueba popularidad. A nadie se le ocurre decir Mad. Bernhardt, ni nadie la llamará Mad. Damala; todos diremos Sarah Bernhardt, ó Sara á secas. (¡Y tan á secas! No la hay más seca en el orbe católico ni en el de los judíos.)