Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/103

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


había más de 400 templos y no tenían una fuerza militar, porque eran respaldados por los mexicas.

Lo más probable es que como los cholultecas prohibieron la entrada de los tlaxcaltecas a la ciudad y Cortés los obligó a acampar a las afueras. Éstos, humillados, afirmaron que no los dejaban pasar a la ciudad, para quitarles a los españoles su protección. Con el miedo y la mentalidad criminal de los europeos de la edad media, que acostumbraban hacer matanzas de castigo en las ciudades europeas, Cortés decide hacer “la primera matanza preventiva” y da la orden de masacrar a más de seis mil personas desarmadas, cosa que hicieron a espada y cuchillo en seis horas con sus aliados tlaxcaltecas y totonacos.

LA ENTREGA…la gran equivocación del Tlatócan azteca.

El Tlatócan no tiene otra alternativa. En diversas ocasiones y por diferentes medios, se le hizo saber al al “embajador de Quetzalcóatl”, que se acatarían las disposiciones que él mandase, pero que se abstuviera de proseguir su viaje a México— Tenochtitlán. El lector debe interpretar que la alta dirigencia mexica, que había sido instruida por los sucesores de los legendarios toltecas en la filosofía y religión de la Toltecáyotl en el calmécac de Cholula, sabían muy bien que la substitución de Quetzalcóatl por Huitzilopochtli había sido un grave error de sus antepasados y que la sangrienta religión

de los mexicas por asegurar la permanencia del Quinto Sol a

103