Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/60

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


cultural, intelectual y religiosa de los españoles.

Tal vez lo más cómico y dramático de la suposición de que Dios guiaba y protegía a los españoles, es que días después de “la Batalla de la Noche Triste”, Cortés y lo que quedaba de sus hombres vagaban heridos, hambrientos y sin dormir por los llanos de Otumba, cuando vieron a un poderoso ejército indígena. En la desesperación, cargaron sobre ellos, y el resultado es que miles de guerreros retrocedieron a la carga. Cortés tomó este hecho como un mensaje divino. La realidad, es que eran guerreros que enviaban los texcocanos, sus aliados, para asistir a Cortés y por eso retrocedieron y no los enfrentaron. Finalmente diremos que en la Historia Oficial “Dios”, siempre ha estado del lado de los vencedores.

Que eran superiores como seres humanos. Aunque resulta totalmente inadmisible este mito. Tenemos que reconocer que no solo se escribió esta supuesta superioridad humana, cultural y religiosa durante el siglo XVI. Y se confrontó con el pensamiento inteligente de hombres sabios de España, que ni en ese tiempo aceptaron esta aberración como Las Casas, Motolinia y el propio Sahagún. Sino que, hasta la fecha, en general los criollos y mestizos en la llamada América latina siguen manteniendo hipócritamente esta posición frente al mundo indígena.

Es conveniente señalar que desde el descubrimiento hasta entrada la Colonia, los europeos definían a los pueblos indígenas como “más primitivos” si no poseían armas, eran guerreros y no valoraban los metales preciosos.

Que eran superiores culturalmente.

Como en México seguimos viviendo un sistema colonial, disfrazado mediocremente de “democracia”. No solo en el pasado, sino en la misma actualidad, los pueblos originarios son tomados como “inferiores”. Desde posiciones “integradoras”, para su defensa y protección. O por los abusivos depredadores que, valiéndose de posiciones de

60