Página:Mjar-Amor matrimonio y divorcio.djvu/20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada




III


DIVORCIO




 Hemos dejado sentado en nuestro sintético estudio precedente que las bases racionales del matrimonio, atendiendo la dualidad psicofísica del ser humano, son dos: el instinto de reproducción, depurado de la ciega animalidad, ennoblecido, electivo i personificado, con miras a la selección de la raza, i la necesidad individual de una inteligencia comprensiva, de una asistencia solícita, i de una afectividad dulce, que embellezca las horas de la existencia en la sociedad conyugal.

 Si tales son los fines del matrimonio, es consecuencia lógica que su condición primordial sea la libre voluntad de los contrayentes, i habiéndolo reconocido así desde la remota antiguedad, se exigió el consentimiento de los cónyuges, mas luego los legisladores sometiendo la mujer al dominio absoluto del hombre, incurrieron en grave falta de lógica, pues si para una sociedad de dos es requisito ineludible el consentimiento de ambos, se reconoce implícitamente la dignidad, libertad, capacidad e igualdad de cada uno, i no cabe por lo tanto subordinación de una de ellas.

 Pero no fundamentando las legislaciones los principios filosóficos, sino la fuerza, siendo el hombre el más fuerte, se hizo jefe despótico en el matrimonio, i aunque la evolución social ha ido atenuan-