Página:Novelas y Cuentos de Edgar Allan Poe (1884).djvu/160

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
146
EDGAR POE. — NOVELAS Y CUENTOS

los cuerpos de ahogados, ó los cuerpos arrojados al agua inmediatamente después de ser muertos por violencia, necesitan de seis á diez días para que una descomposición suficiente les permita salir á la superficie del agua. Hasta cuando se dispara un cañón cerca de un cadáver y llega á sobrenadar después de cinco ó seis dias de inmersión, se hunde de nuevo, si no se le recoge. Ahora preguntamos, ¿qué hay en este caso que autorice una desviación del curso ordinario de la naturaleza?... Si el cuerpo hubiera sido guardado en su sangriento estado hasta el martes a la poche, se habría encontrado alguna huella de los asesinos. Es un punto dudoso, también, si el cuerpo hubiera flotado tan pronto, hasta habiendo sido muerto dos días antes, Además, es muy poco probable que los infames que hubieran cometido un asesinato tal como se le supone, arrojaran el cuerpo al agua, sin atarle un peso cualquiera á los pies, cuando esa precaución se podía haber tomado tan fácilmente.»


El editor seguía arguyendo que el cuerpo debía haber estado en el rio «no tres días solamente, sino, cinco veces tres días, cuando menos» porque estaba tan descompuesto que Beauvais había tenido gran dificultad para reconocerlo. Este último punto, sin embargo, se hallaba plenamente controvertido por la realidad. Continúo la traducción:


«¿Cuáles son los hechos en que se apoya el Sr. Beauvais para decir que no tiene duda que el cuerpo era el de María Rogêt? Rasgó la manga de la bata