Página:Novelas y Cuentos de Edgar Allan Poe (1884).djvu/164

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
150
EDGAR POE. — NOVELAS Y CUENTOS

la viera; porque cualquiera que la hubiese visto, la recordaria, porque interesaba a todos los que la conocían. La calle estaba llena de gente, cuando ella salió... Es imposible que pudiera haber llegado hasta la Barrera de Roule, ó hasta la calle de Drômes, sin que no la conocieran una docena de personas; sin embargo, nadie la declarado haberla visto luera de los umbrales de su casa, y no hay ninguna evidencia, excepto el testimonio de su intención expresada, de que haya salido á la calle. Su vestido estaba roto, enrollado á su cuerpo y atado; así el cadáver había sido llevado como un fardo. Si el crimen hubiera sido cometido en la Barrera de Roule, no habría habido necesidad de hacer tal cosa. El hecho de que el cuerpo fué encontrado flotando cerca de la Barrera, no prueba dónde fue arrojado al agua... Un trozo de una de las enaguas de la infortunada joven, de dos pies de largo por uno de ancho, había sido cortado y atado bajo su barba, dando vuelta a la parte posterior de cabeza, probablemente para prevenir gritos, Esto ha sido hecho por hombres que no tenían pañuelos de manos.»


Sin embargo, un día ó dos antes de que el Prefecto fuera á casa, algunas importantes informaciones llegaban á la Policía, las que parecian echar por tierra la parte principal de los argumentos de Le Commerciel. Dos niños, hijos de la señora Delue, que jugaban en los bosques cercanos de la Barrera de Roule, penetraron por casualidad en un espeso bosquecito, en el que había tres o cuatro grandes piedras, formando una especie de asiento, con espaldar y escabel. En la piedra