Página:Novelas y Cuentos de Edgar Allan Poe (1884).djvu/18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
2
EDGAR POE

frente. El ángel ciego de la expiación se ha apoderado de ellos y los castiga para la edificación de los otros.

En sus vidas muestran talento y virtudes; la Sociedad tiene para ellos las enfermedades que su persecución les ha dado.—¿Qué no hizo Hoffman para desarmar el destino, y qué no emprendió Balzac para conjurar la fortuna?—¿Existe pues una Providencia diabólica que prepara la desdicha desde la cuna, que arroja con premeditación naturalezas espirituales y angélicas en medios hostiles, como mártires á los circos? ¿Hay, pues, almas sagradas, destinadas al altar, condenadas á marchar á la muerte y á la gloria, á través de sus propias ruinas? ¿La pesadilla de las Tenèbres asediará eternamente esas almas elegidas? — En vano se debaten, en vano se acostumbran al mundo, á sus prevenciones, á sus astucias; perfeccionarán la prudencia, taparán todas las salidas, cubrirán las ventanas contra los proyectiles del azar; el Diablo entrará por una cerradura; una perfección será la falta de sus corazas, y una cualidad superlativa el germen de sus condenaciones.

L'aigle, pour le briser, du haut du firmament
Sur leur front découvert lâchera la tortue,
Car ils doivent périr inévitablement.

Su destino está escrito en toda su constitución; se ostenta con un brillo siniestro en sus miradas y en sus gestos, circula en sus arterias con cada uno de sus glóbulos sanguíneos.

Un autor célebre de nuestro tiempo, ha escrito un libro para demostrar que el poeta no podía encontrar un buen lugar, ni en una sociedad democrática ni en