Página:Oliverio Twist.djvu/145

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
148
BIBLIOTECA CALLEJA

vastísimo de la vida humana, y nos parecen convencionales y artificiosas en el teatro. Este preámbulo tiene por objeto principal prevenir al lector que el historiador, con excelentes razones en su abono para tal viaje, se ha propuesto conducir á los lectores á la ciudad natal de Oliverio Twist.

Cierta mañana muy temprano el señor Bumble salió del Asilo con la cabeza erguida, y subió por la calle Mayor con paso majestuoso: resplandecía esplendorosa en él su alta dignidad de muñidor. Los rayos del Sol saliente destellaban en su galoneado sombrero de tres picos, y empuñaba el bastón con ese aire resuelto que infunden el poder y la salud. El señor Bumble llevaba siempre la caoeza erguida; pero aquella mañana, aún más que de ordinario. Su mirada tenía algo de profunda, y su andar revelaba tanta altivez, que un observador hubiera comprendido que bullían en su cerebro de muñidor las más trascendentales ideas.

No se detenía á hablar con los artesanos que á las puertas de las tiendas le saludaban respetuosamente, y apenas contestaba á sus saludos con un gesto. Así llegó á la alquería en que la señora Mann velaba con celo parroquial por los niños pobres.

—¡Condenado muñidor!—se dijo la señora Mann oyendo sacudir con violencia la puerta del jardín—. ¡No puede ser otro que él el que llega tan temprano!

Y luego, haciendo entrar al personaje con aparente consideración:

—¡Oh señor Bumble; qué dicha! ¡Felices los ojos! ¡Pase, pase; sírvase usted pasar!

—¡Buenos días, señora Mann!—respondió el muñidor sentándose con suavidad, en vez de hacerlo bruscamente.

—¡Muy buenos los tenga usted! De salud bien: ¿verdad?