Página:Our Sister Republic - Mexico.djvu/520

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
502
RECUERDOS DE LA ÚLTIMA INVASIÓN.

supe después de nuestra visita, sin embargo, que una de mis compañeras, una chica joven compadecida y bondadosa, había prometido a la esposa del General, que si tenía una oportunidad ella le iba a dar el mensaje de amor y esperanza—cálido amor y verdadero de hecho, pero espero, me temo, sólo ilusorio y vacío—de ella.

Mientras estábamos en el Castillo, la joven pasó lo suficiente cerca de su ventana como para hablar con él. Él estaba de pie en los barrotes, y mirando hacia fuera, pero el momento que nos vio se volvió atrás y se ocultó de nuestra vista. Alcancé a ver momentáneamente su rostro demacrado y blanqueado, pero eso fue más que suficiente. Cuando me enteré de todos los hechos estuve bastante contento de que el mensaje no se entregó, dadas las circunstancias, pero no pude dejar de honrar a la joven por su corazón de simpatía y amabilidad, sin importar que tan impolítico y mal dirigida hubiera sido.

Desde el interior del castillo, caminamos afuera a la playa fuera de la pared oriental, y allí en un cañaveral pequeño, vimos el monumento erigido en memoria "los franceses que cayeron en la expedición a México en 1838-9". El monumento es aún perfecto, pero vi varios cráneos y otros huesos humanos esparcidos alrededor, y supongo que no se les ha permitido a los invasores descansar en paz, incluso en el silencio de sus solitarias tumbas en la orilla la tierra que vinieron a conquistar.

Los franceses, en la invasión que culminó en el "Imperio", trajeron muchos botes pequeños de hierro de vapor, para usar en el puerto de Veracruz y sus alrededores. Estos yacen destrozados, con sus fondos varados y la maquinaria removida o arruinada, y rápidamente deshaciéndose, por todo el lado oriental del