Página:Paris y Londres en 1793.djvu/11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(6)

visto de unas mandíbulas no ménos robustos y una reina de cara muy linda.

Era mas claro que el cristal para todos los grandes del Estado que en uno y otro pala se renovaba diariamente el milagro de la multiplicacion de los panes, y que no cambiaria jamás el órden de cosas establecido.

En aquella época favorecida del cielo, se habian concedido revelaciones del otro mundo, como an el dia, á la Gran-Bretaña.

Un profeta, que no era mas que un guardia de corps, habia anunciado que el dia en que mistres Fonthoolt cumpliera los veinte y cinco años, un abismo, pronto ya para abrirse, se tragaria á Lóndres y Westminster.

Apénas habian trasourrido doce años desde que el espíritu de Cook-Lane hablara por medio de las sillas y las mesas del mismo modo que nuestros modernos espiritus,lo cual es un argumento poco favorable para la orijinalidad de nuestro siglo.

Se habian recibido en Inglaterra notícias de un órden ménos espiritual relativas á cierto congreso formado en América por súbditos de la Gran-Bretaña, y estas noticias adquirieron mas importancia para los humanos que todas las comunicaciones trasmitidas por los mediuns.

La Francia, ménos favorecida en materia de espiritismo, se dselizaba blandamente por una senda sembrada de flores, cantos y carcajadas, abrojos, llantos y jemidos; hacia papel-moneda que sa daba prisa en gastar, y se divertia con actos de humanidad, como, por ejemplo, en quemar vivo á un jóven, despues de cortarle ambas manos y de arrancarle la lengua, en castigo de una accion sacrilega.

Crecian en tanto en los grandes bosques de Francia y de Noruega árboles que el Destino, terrible maderista habia marcado para ser cortados con la idea de que con sus tabla pudiera construirse un cad also de nueva lavan