Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/152

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


honor sin virtud, razon sin sabiduría, y placer sin felicidad.

 El hombre selvage, luego que ha comido, está en paz con toda la naturaleza, y es amigo de todos sus semejantes: si alguna vez trata de disputar su comida, jamas llega á las manos sin haber comparado ántes la dificultad de vencer con la de hallar su subsistencia en otra parte; y como no se mezcla el orgullo en el combate, este se termina por algunas puñadas: come el vencedor, el vencido va á buscar su fortuna por otro lado, y todo queda en paz. Pero otra cosa sucede entre los hombres en sociedad: primeramente se trata de proveer á lo necesario, y despues á lo superfluo; en seguida vienen las delicias, luego las inmensas riquezas, despues los súbditos, y en fin los esclavos: no tiene un momento de descanso; lo mas singular es, que cuanto son menos naturales y urgentes las necesidades, mas se aumentan las pasiones, y (lo que es peor) el poder de satisfacerlas: de suerte que, despues de largas prosperidades, despues de haber absorvido muchos tesoros, y muerto muchos hombres, mi héroe acabará por aniquilarlo todo, hasta que sea el único dueño