Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/174

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


ria que una jóven Inglesa cultivase los talentos agradables para complacer al marido que haya de tener algun dia, con tanto esmero como los cultiva una jóven Albanesa para el harem de Ispahan. Los maridos, se dirá, no se curan demasiado de todos estos talentos. Creo que asi sea cuando estos talentos, lejos de emplearse en agradarles, no sirven sino de cebo para atraer á su casa jóvenes sin pudor que les deshonran. Pero ¿pensais que una casada amable y cuerda, adornada de semejantes talentos, y que los consagrase á la diversion de su marido, no aumentaria la felicidad de su vida, y no le estorbaria, al salir de su gabinete con la cabeza cansada, que fuese á buscar fuera de su casa otras diversiones? ¿No ha visto alguno familias felices, reunidas de esta suerte, donde cada uno pone su parte en las diversiones comunes? Que diga este si la confianza y la familiaridad que allí reina, si la inocencia y la dulzura de los placeres que allí se disfrutan, no compensan con ventaja lo que tienen de mas ruidoso los placeres públicos.