Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/226

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(222)

hombres. ¿Y de que le servirian, puesto que un niño no es aun miembro activo de la sociedad? Habladle de libertad, de propiedad, y aun de recíproca conveniencia; hasta ahí puede saber: sabe por que lo suyo es suyo, y por que no lo es lo ageno; pero pasad de aquí, y ya nada sabe. Habladle de obligacion y de obediencia, y no sabe lo que quereis decirle; mandadle alguna cosa, y no os entenderá; pero decidle: «si me haceis tal favor, tal placer, os lo volveré en cualquiera ocasion que se ofrezca,» y al punto se apresurará á complaceros, porque no desea mas que entender su dominio, y adquirir sobre vosotros derechos que sabe ser inviolables: quizá no le disgusta ocupar un puesto, hacer de hombre, y que se le tenga por algo; pero si tiene este último motivo, vedle aquí ya echado fuera de la naturaleza, y no habeis cerrado bien de antemano todas las puertas de la vanidad.

 Si él por su parte tiene necesidad de algun auxilio, le pedirá indiferentemente al primero que encuentre; le pedirá al rey lo mismo que á su lacayo: los hombres todos son aun iguales á sus ojos; en el tono con que suplica, veis que conoce que nada se le debe;