Página:Pensamientos (Rousseau) - Tomo II.djvu/79

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
(75)

gar de ellos por nosotros mismos: pone todo lo que cuenta ante los ojos del lector: lejos de interponerse entre estos y los sucesos, se separa de ellos: no se cree leer, se cree ver. Por desgracia habla siempre de guerra, y casi no se vé en todas sus relaciones sino la cosa del mundo menos instructiva, á saber, los combates. La retirada de los diez mil y los Comentarios de Cesar tienen poco mas ó menos la misma sabiduría y el mismo defecto.

 El buen Herodoto, sin retratos, sin máximas, siempre ameno, ingenuo, lleno de pormenores los mas capaces de interesar y de agradar, seria quizá el mejor de los historiadores, si estos mismos pormenores no degenerasen muchas veces en simplicidades pueriles, mas propias para dañar el corazon de la juventud que para formarla. Es menester discernimiento para leerle. Respecto de Tito-Lvio, es político, es orador, es todo lo que no conviene á esta edad.

 La historia en general es defectuosa en cuanto no es mas que un registro de hechos sensibles y notables que se pueden fijar por nombres, lugares, y datos; pero las causas lentas y progresivas de estos hechos, que no