Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/50

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada

XLIV

como ella misma declaró transportada en cólera, que Sócrates perdiese su moderacion ordinaria. Añádase que en este tiempo la anarquía habia desterrado la felicidad de las asambleas del pueblo; de la religion y de la filosofia, la supersticion y las falsas preocupaciones; y de la sociedad, la corrupcion de costumbres; pero todo junto no fué bastante para desterrar la paciencia de su corazon, donde se había retirado como á plaza inexpugnable. Esta deprabacion general le impidió aceptar ningun empleo público; y aunque por constitucion del Estado, todo ciudadano tuviese derecho de dar su voto en las asambleas, reusó constantemente asistir hasta la edad de sesenta años que fué elegido por representante de su tribu en el Senado. Ascendió por su turno á la dignidad de Epistate, que tenia el cargo de custodiar las llaves de la fortaleza y del tesoro público, y quando su tribu tuvo la presidencia dió un exemplo memorable de sabiduría, valor y probidad, exponiendo generosamente su vida contra el furor de un populacho ciego, por defender la de los valerosos y expertos capitanes de la