Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/49

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XLIII

engañais; pero yo quiero enseñaros lo que es: por un favor particular de la providencia he tenido siempre desde mi niñéz una guia interior que no me inspira sino para separarme de lo que he resuelto, y nunca me incita á ninguna empresa. Esta inspiracion, ora se llama génio, ora angel, ora demonio familiar, segun parecers varios de los antiguos, la qual debe mirarse no con ojos supersticiosos, sino simplemente como el fruto de la exactitud de sus juicios, jamás le engañó en el discurso de su vida; y no era otra cosa que la sensacion interior, inseparable del corazon de los hombres de un juicio penetrante y exacto, que obra en nosotros y nos dá un presentimiento profético de lo que puede suceder, ántes que las facultades de nuestra alma puedan probar la verdad de esta inspiracion.

Cincuenta años tendria quando se casó con Xantipa, muger la mas insociable que habia en Aténas. Esta esposa hizo de su casa, que debia ser para el marido lugar de paz y de tranquilidad, una morada de alborotos, disensiones é inquietudes, sin que jamás hubiese podido conseguir,