Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/87

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
( I )
LA REPÚBLICA DE PLATÓN
Ó
COLOQUIOS
SOBRE LA JUSTICIA [1]

COLOCUTORES

Sócrates.
Cephalo.
Polemarco, hijo de Céphalo.
Glaucon hijos de Aristón, y
Adimanto hermanos de Platón.
Clitophón.
Thrasimaco, sofista.


COLOQUIO PRIMERO

Sóc. Baxé ayer al Pireo[2] con Glaucón hijo de Aristón á orar[3] á la Diosa[4], y justamente con deseo de ver como celebrarian los moradores la fiesta, que hacian ahora por primera vez. Hermosa me pareció la procesion[5]

  1. (I) Justicia. Se ha de entender por este nombre en quanto es objeto del presente diálogo, lo que en comun llamamos virtud, y de otro modo hombría de bien, ó concierto y armonía universal de las acciones: es decir, aquel hábito de vivir en un todo conforme al dictámen de la recta razon, y constituye al que le posee en la clase de hombre justo. Tomada la justicia en este senti- do generalísimo, se identifica con la república concer- tada y estrechamente unida, de forma que parezca no mas de una sola alma; y la verdadera república equi- vale á la justicia de todos los ciadadanos; por la qual cada uno desempeña su cargo ú oficio como es debido. En algo no obstante pueden distinguirse,en quando la república es como el argumento y materia de que se vale; y la justicia es como el fin y término: de modo que Platón toma por objeto una república, con el fin de manifestar en grande en términos que a nadiese le ocul- te la naturaleza de la justicia.
  2. (2) Pireo. Célebre puerto de Aténas distante de esta ciudad cosa de cinco mil pasos. Fué edificado pot The- mistocles, en vista de la poca capacidad de puerto Fa- lero. Dice Plinio que era capaz de abrigar mil naves; pero Estrabón, que es mas exacto en esto, no le dá mas ámbito que para quatrocientas. De los bellos pórticos que refiere Pausanias y de los hermosos edificios de la poblacion antigua, solo subsiste el que sirve de aduana y almacen, y de las largas murallas que se extendian desde el puerto á la ciudad y fueron destruidas por Syla, apénas se descubren los cimientos.
  3. (3) A orar. Cinco puntos insinúa Platón en la introduccion de este diálogo, que son como otras tantas piedras fundamentales sobre que se sustenta una república; a saber, las solemnidades sagradas, la amistad, la prudencia y consejo de los ancianos, el afecto moderado de las riquezas y la utilidad de ellas para sostener los derechos de la verdad, compañera inseparable de la justicia. En este primer punto, con la oracion y la adoracion, sacrificios y votos de los asistentes a las solemnidades sagradas, se indican la piedad y religion, dos firmes fundamentos del estado y de la justicia y demas virtudes necesarias a la sociedad; añadiendose a estos como tercero la esperanza de los premios y temor de las penas, que acaso es el mas poderoso de los tres para contener la multitud.
  4. (4) Diosa. Creese comunmente que se trata aquí de Minerva, llamada en Atenas por antonomasia la diosa: pero mas bien se puede creer con Orígenes que habla aquí Platón de Diana, en cuyo honor se celebraba la fiesta que dio motivo a Sócrates y a una multitud de atenienses para bajar al Pireo. A causa de esto en la pompa, ó procesion se hace mencion de los traces que estaban a sueldo de los atenienses para custodiar el puerto, y que honraban a Diana con el nombre de Bendis; de donde esta fiesta es llamada por Thrasimaco al fin de este coloquio, Bendideia. Muy parecida era a la de los Bacanales, y segun Proclo, se celebraba el diez y neve del mes Targelion, que corresponde a parte de nuestros meses Mayo y Junio. Su institución declaraba, que se aplicaria por los dioses presidentes de la fiesta, la aversion exterior que manifestaban los griegos a todo descendiente de raza de bárbaros. Sin duda la introdujeron allí los traces conforme al uso y costumbre de su país, y adoptaronla en tiempo de Platón los atenienses por extremo celosos de todo lo extrangero, hasta de los dioses de los bárbaros; de modo que por temor que alguno de ellos se quejase de que le despreciaban, levantaron tambien ara al Dios desconocido.
  5. (5) Procesion. En griego pompe. Ceremonia pagana en la qual se llevaban procesionalmente las estatuas de los dioses, y como estas ceremonias se hiciesen, con magnificencia y grande aparato, se usó posteriormente de dicha palabra en este último sentido.