Página:Platón - La República (1805), Tomo 1.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
III
EL TRADUCTOR AL QUE LEYERE.


Habiendo sido tantas las eloqüentes traducciones de autores clásicos, así griegos como latinos, con que desde el siglo catorce acá enriqueciéron la lengua castellana y nuestra literatura erudítos y laboriosos españoles; extraño parecerá que del filósofo Platón no se haya hasta ahora que se sepa, traducido nada en castellano, quando sus obras se tuviéron siempre por lo mas selecto, instructivo y docto que escribiéron los filósofos de la Grecia sábia. Este descuido se hace mas notable al considerar, que sobre todos los antiguos tiene la ventaja de ser á un mismo tiempo el mas sólido y el mas eloqüente; aprendiéndose en sus escritos no solo el buen lenguage, sino ademas la ciencia de bien vivir: en términos que solo con su lectura puede quedar qualquiera instruido perfectamente de quanto supiéron los gentiles en órden á la ciencia moral; cuyas verdades esparcidas en las obras de los otros filósofos, y recopiladas en las suyas,