Página:R.E.-tomo VI-Nro.22-Id.09.djvu/4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


Comedia, expresión sintética de la Edad Media, y el punto más elevado de su poesía, que indica la transición á la época moderna por su carácter reflexivo. El Sr. Canalejas juzga, con razón, que la Divina Comedia es la última epopeja que hasta ahora ha habido, pero opina que volviendo la humanidad á una época dogmática aparecerá un Valmigni, un Homero ó un Dante que conserven en una gran epopeja su nueva vida espiritual y su triunfo sobre la materia.


Diccionario General de Política y Administración, publicado bajo la dirección de D. Estanislao Suarez Inclan y D. Francisco Barca, con la colaboración de varios jurisconsultos, publicistas y hombres de Estado. — Madrid, imprenta de la Biblioteca universal económica, 1868.

 Se hace sentir generalmente la necesidad de un Diccionario, que sea para la Política y la Administración de tanta utilidad práctica como la que tuvieron el de Canga-Arguelles para la Hacienda, y el de Escriche para la Legislación, y que ocupe en las bibliotecas de los españoles estudiosos el lugar que en las francesas tiene el publicado bajo la dirección de M. Maurice Blok. Los señores Suarez Inclan y Barca se han encargado de satisfacer esta necesidad. Sus nombres eran desde luego una garantía de acierto en el desempeño de su obra; pero, no contentos con sus propios grandes recursos, han buscado la cooperación de los escritores más distinguidos como jurisconsultos, publicistas y hombres de Estado. Cada artículo de su Diccionario, entre los que son de alguna importancia, lleva al pie la firma de un autor conocido por su competencia en la materia de que trata. El de abastos está escrito por D. Lope Gisbert; el de abdicación por Don Florencio Rodríguez Vaamonde; el de abogado por D. José González Serrano; el de absolutismo por D. Laureano Figuerola; el de Academia por D. Antonio Ferrer del Río; el de acotado por D. Valeriano Casanueva; el de Adelantado por D. Isidro Autran; el de administración por D. José de Posada Herrera; el de administración militar por D. Antonio López de Letona; el de adquisición por D. Luis de Entrambasaguas; el de aduanas por D. J. M. Alonso de Beraza; el de afrancesados por D. José Arias Miranda; el de agio y agiotaje por D. Félix de Bona; el de agricultura por D. Agustín Pascual; el de agua por D. Joaquín Nuñez de Prado; el de Alcalde por D. Pedro Nolasco Aurioles; el de Alcalde de Casa y Corte por D. Juan A. de Viedma; el de Alcalde Mayor por D. Fernando Vida; el de Alvarez de Toledo por D. Juan A. de Viedma; el de América española por D. José Arias de Miranda; el de amnistía por el Marqués de Miraflores; el de amortización, por D. Ricardo Chacón; el de Aragón, por D. Antonio Benavides; el de Aranda (Conde de) por D. Antonio María Fabié; el de arbitrariedad, por D. Joaquín Escario; el de arbitrage, por