Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/145

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

L6‘: MfiRTlR SOCORRHNEI

Caliente aun e1 cadzivcr de la inmortal S211a.va- rrieta, una nueva victima sube al cadalso, inmo1a— (la por los realistas, £1 causa de sus sentimientos patriéticos y generosos no desmentidos ni aun en el instante supremo de su infame ejecucién.

No dudamos que la historia. de Antonia Santos, la, mértir socorrana, seré leida «con gusto :1 la vez que con lfistima, por su fin prematuro y 'tr2'xgic0.

Admiradora de las grandes acciones, Antonia. desde su-s primeros afios -consagré especie de culto in los mzirtires gran:/zdinos y se propuso imitarlos. La época la favorecié en su empresa.

Corrian entonces aquellos dias gloriosos y te- rribles en que peleaba sola la América espafiola contra los representantes de Fernando VII, en que se luchaba con Valor y se moria, con dignidad,

Antonia Santos era e1 éngel protector de aque- 110s valientes granadinos, que en guerrillas forma- das en Ios pueblos de Charalé, Coromoro y Cast»- nare, vsostenian en 1817 la causa de la independen- cia. Ella, con una abnegacién sin limites, vendié