Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/159

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

LA GENERALA 155

zos se abalanzaron a ella. para. arrancérselo de la mano, a1 mismo tiempo que un alarido de entusias- mo aplaudia aquel rasgo sublime y finico en los anales de la independencia.

Con Ias primeras luces de la mafiana el des211ien— to huyé como Ios negros fantasmas -de la noche. Las mujeres se armaron de machete y de garrotes y sa- lieron 2'1 pelear con el enemigo_

Casi todots 103 insurgentes murieron, pero nin- guno se rindiéll

No satisfecha Ia heroina, é quien llamaron desde entonces La Geno;-ala, por tan grandiosa accién, al- gfin tiempo después, cuando contemplé ensangren- tado el cadéver de uno de sus deudos que asesina- do por los realistas habia sido llevado :1 presencia del gran *.\Iore1os, y euando éste intentaba consular- la manifesténdole que por la patria aun mayores sacrifiicios debian haccrsc, Dofia Antonia Nava con voz entera y ahogando su dolor dirigié é Morelos estas sencillas pero elocuentisimas palabras:

—No vengo 2'1 llorar, no vengo 2'1 lamentar la muerte de este hombre: sé que cumplié con su de- ber. Vengo :1 traer cuatro hijos: tres pueden servir como soldados, y otro que esté chico seré. tambor y reemplazaré al muerto.

g,Qué otra cosa hizo Cornelia la madrc dc Ins Gracos'.?. ..