Página:Reusmann paginas inmortales.djvu/72

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida

68 PAGINAS INMORTALES

Pero Dofia Juana Mora de Lopez tenia ardiente pasién por la oausa de los patriotas, y no se arredré ante los sui’rimi0n1‘o;; pasados.

[nu nnehe z:lg".:_ié11 propuso, en una reunion de fa- milias 2'1 que e/11:1 asitia, la convenieneia de que sa- liera. un ehasque en busca del -ejército libertador :1 quién unos dnban victorioso, y otros derrotado y dis- perso_

Para el abnegado civismo Ade aquellas heréicas sal- tefias que todo——familia, hogar, fortuna—lo habian salcrificado en aras de la patria, la incertidumbre era horrible, desesperante.

Asi, pues, quiérn irfa era. el problema resolver, desde que Se re-querian condieiones excepcionzlles para no malograr el éxito de tan -delicada mision.

—Yo iré—dijo resueltamente una de aquellas va- lerosas dan1as—pero en cambio ustedes cuidarétn de mis hijos!

Y desaparecié -de la reunion.

Dias después y 21 altas horas de la noche, un coytita joven, al parecer un nifio, «con burdas ojotas, ancho sombrero y poncho de vicufia, golpeaba 51 la puerta de la casa en que vivia la esposa del General Are- nales.

Franqueada la entrada, el coyita pidié hablar con Misia Serafina. Una vez en su presencia, despojése del poncho y del sombrero, -desatése el cabello y des- pués de un iViva la Patria! le dijo:

—Mafiana é. més tardar, tu esposo estaré aqui, pues viene :1 marchas forzadas por el camino oculto de.1a quebrada, y habré dado una. severa. leccién 5'2. los espafioles.

La que asi hablaba era la emparedada, Dofia Jua-

Q4