Página:Revista de España (Tomo I).djvu/54

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
48
SOBRE EL CONCEPTO

fundadas de recuperar la nacionalidad, la autonomía, el poder político independiente: así, desde los polacos y los griegos de Creta, hasta los judíos y los jitanos.

En mi sentir , hay en este modo de considerar la historia mucho de verdad, mucho que la experiencia comprueba: pero también hay notable exageracion. Aun para adoptar vagamente lo principal de la doctrina, importa hacer no pocas salvedades y distingos, y conviene dar explicaciones. La que más cuadra á mi intento, es la de que los pueblos que llaman Aryas ó descendientes de los Aryas, y que otros llaman de raza indo-germánica, caucasiana ó japética, esto es, los pueblos de casi toda Europa y algunos de Asia, tienen, entre otras excelencias y ventajas, la de conservar, á través de mil alternativas de próspera y adversa fortuna y de todo accidente ó circunstancia exterior, el sello de su carácter, la energía y la virtud y el valor que les son propios, y con los cuales llegaron á señalarse. Su degradación ó postración ha sido siempre momentánea. Estos pueblos rara vez han caído para no volver á levantarse jamás. Bien puede sobrecojerlos un desmayo, pero nunca la muerte.

Persia cae bajo el poder de Alejandró, pero vuelve á ser poderosa y grande, y temida rival del imperio romano bajo el cetro de los sasanidas. En tiempo de los sultanes de Gasna, en la Edad Media, Persia brilla con un esplendor extraordinario de civilizacion. Sus poetas épicos y líricos, sus artes y sus ciencias son superiores entonces á los del resto del mundo[1]. Despues se perpetúan en Persia las escuelas y sectas filosóficas y religiosas y la poesía lírica, y hasta la dramática, que nace allí en nuestra edad. Recientemente, el extraño fenómeno histórico de la aparición y difusión del babismo ha hecho patente el vigor intelectual y moral de aquella raza, que tal vez renazca y se eleve de nuevo á la altura de las razas de Europa, sus hermanas, cuando un principio más fecundo y más noble venga á despertarla y agitarla[2].

En dos naciones del Mediodía de Europa ha sido tan sublime, tan duradero y tan superior el primado, que si se mira el asunto con profundidad y no de un modo somero, y cediendo á la impresión del momento, que es desfavorable, el descollar de ellas da muestras de ser perpétuo ó punto menos que perpétuo; la luz no se

  1. Schack, Introducción á su traduccion de Firdusi.
  2. Gobinau, Les religions et les philosophies dans l'Asie centrale.—Franck. Philosophie et religion.