Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo II (1818-1819).djvu/446

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
444
SENADO CONSERVADOR

ñora pobre cuyos documentos tengo en mi poder, el resto de su valor no apea de dos mil pesos, o tal vez mas; i a su justa tasacion, rebajada la capellanía i vencidos, sobrará quien tome el fundo reconociendo los principales, i yo me obligo a ello.

En la última pirámide de la Alameda se estiende un retazo de terreno que en otro tiempo era de propios de ciudad, i hoi lo detenta i posee la chácara de los señores Ruiz. I hai muchos que darian mil pesos por él a censo redimible.

Esta es la razan que puedo dar por ahora, i la habia omitido, hasta tomar noticia cierta de varios otros principales que todavía no he podido esclarecer. Protesto ponerlo en noticia de Ud. conforme sepa lo cierto. —Dios guarde a Ud. muchos años. —Santiago i Abril 27 de 1819. —José Manuel Barros. —Al señor don José María de Rozas.


Núm. 598

Excmo. Señor:

Se ha instruido al Senado que el Teniente-Gobernador de la villa de los Andes don Tomas Canto, exije un real por pasaportes iguales al que se incluye a V. E., cuando esta arbitrariedad, sin previa órden de la Suprema Autoridad, es la mas escandalosa i desacredita al Gobierno. Es necesario contener ese abuso, que influye precisamente contra los infelices. Esta fué una medida que, aun en el tiempo de la mayor opresion, no la adoptaron los tiranos; i si debe correjirse el exceso, convendrá que V. E. se sirva manifestarle su desagrado al Teniente-Gobernador Canto, espidiendo una órden jeneral para que en Gobierno alguno se exija derecho ni premio por los pasaportes. —Dios guarde a V. E. muchos años. —Santiago, Abril 27 de 1819. —Al Excmo. Señor Supremo Director.


Núm. 599

Excmo. Señor:

Sin la contribucion mensual, no puede el Estado sostener sus cargas. Aquella no se hace efectiva, no obstante ser tan moderada, porque no se ejecuta ni oprime a quien se niega a su satisfaccion. Ella es una deuda. El hombre, para vivir en sociedad, es obligado a ella i debe compelérsele con todo rigor i sin excepcion ni disimulo a su pago. Muchos deben el todo de esta contribucion, otros alguna parte, i los obedientes i amigos del órden se quejan justamente que sus sacrificios se hagan inútiles porque no se igualan ni jeneralizan. Es preciso remediar este mal a todo trance. Cóbrense los atrasados con todo rigorismo i arréglense los pagos para lo sucesivo por el nuevo plan o distribucion que se ha organizado i pasa el Senado a V. E. El único medio con que puede lograrse es la fuerza. El Ilustre Cabildo no usa de ella i sus esfuerzos se hacen inútiles. Es preciso que V. E. reciba sobre sí esta atencion como tan interesante, seguro que su autoridad suprema influirá mucho en esta realizacion, usando, en su caso, de la fuerza para que se hagan eficaces las providencias de V. E. —Dios guarde a V. E. muchos años. —Santiago, Abril 27 de 1819. —Al Excmo. Señor Supremo Director.