Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo VIII (1823).djvu/421

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
424
CONGRESO CONSTITUYENTE

modo indirecto por medio de instituciones sábiamente imajinadas.

Por el contesto del informe, veo que la Comision espera mucho de las operaciones del Banco, formándose las ideas mas jigantescas de sus ganancias. Señores, la institucion de los bancos no es de hoi. ¿Tienen UUSS. noticia de que algunos bancos de descuento, autorizados para comprar masas de metales preciosos, comprar i vender tierras, descontar billetes del Gobierno etc., hayan jamas producido un dividendo de un 30 por ciento, aunque hayan prosperado en plazas eminentemente comerciantes? Los intelijentes miran con asombro la prosperidad del Banco de Buenos Aires, que ha repartido entre los accionistas un dividendo anual de un 18 por ciento. El Banco de Francia, segun las cuentas que presentaron sus rejentes i censores a la junta jeneral de accionistas, solo habia producido un dividendo o beneficio líquido de un 12 por ciento el año 12. Sin embargo, él habia entrado en mas de tres mil seiscientos millones de negocios, i habia celebrado mas de quinientos millones de descuento. En el famoso Banco de Estados Unidos, creado en 1791, los dividendos anuales jamas pasaron de un 8 por ciento hasta 1809. Los dividendos son la medida exacta de las ganancias de los bancos; autorizados por los ejemplos anteriores, haciéndonos cargo de la mezquindad de nuestro jiro mercantil, del corto fondo del Banco 1 que ademas el descuento ha de ser por necesidad moderado, creemos que difícilmente pasará la ganancia de este establecimiento de un 10 por ciento anual.

No sabemos cuáles serán las ideas i esperanzas de la Comision, en órden al precio del descuento. La lei debe fijarlo i establecerlo. En esta asignacion se consulta siempre la opinion i los principios liberales del Gobierno, para que, respecto al descuento de sus billetes, no se aumente la miseria jeneral ni se difunda descontento i desesperacion. Con esta moderacion en el descuento, parece que el Banco del Janeiro habia hallado el secreto de prosperar con rapidez. Despues del Ministerio del inmortal Pitt, saben los Gobiernos qué tienen un gran recurso en los Bancos i en la caja de amortizacion para que sus billetes se reciban i circulen como moneda sonante. Para esto son indispensables dos cosas: la primera que el descuento sea mui moderado, i la segunda que el poseedor del billete pueda convertirlo en metálico en el momento que quiera. Esto exije en el Banco fondos suficientes. Suponiendo la existencia de este fondo, no creemos que el descuento de billetes u obligaciones del Gobierno sea un recurso abundantísimo para los progresos del Banco, segun opina la Comision. El Gobierno jamas podrá disponer para sus pagos, en cada año, de una suma en billetes superior a un millon de pesos, en el órden actual de las cosas. Si suponemos un descuento de un 5 por ciento, resulta una ganancia de cincuenta mil pesos, cantidad que no merece llamarse recurso abundantísimo. Dije: en el órden actual de cosas, porque es cierto que bajo un sistema de crédito público, adjudicando a éste, en posesiones valiosas rurales i urbanas, un valor de siete millones de pesos, pudiera el Gobierno emitir en papelmoneda tres o cuatro millones i prepararse así un recurso poderoso para las graves urjencias que prevemos han de deslizarse sobre el país. Bajo este sistema, el arte sabe hacer que este papel moneda se busque i aun se prefiera al metálico. Mas, es necesario fundar este recurso en tiempo oportuno porque despues es imposible. El crédito es hijo de la confianza, i si falta ésta, por accidentes interiores o esteriores, no puede nacer el crédito. El establecimiento de un sistema de crédito público supone en los países un estado avanzado de civilizacion. Sin embargo, debe confesarse que una vez establecido, la práctica lo hace conocer de todos en su naturaleza, utilidades i operaciones.

El Banco, el crédito, las rentas i cuanto dice relacion con la ciencia administrativa i la riqueza pública pertenece a la economía política. Esta es una ciencia rigorosa, apoyada no en teorías sino en principios evidentes i que debe colocarse entre las matemáticas mistas. Así como los problemas de aritmética, áljebra i jeometria se resuelven de un mismo modo en todo el universo, así el problema de establecer un banco debe resolverse en Chile, siguiendo los mismos principios que se siguieron al fundarse los Bancos en Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Portugal, Brasil i Buenos Aires. De otro modo la cuenta se yerra, el problema no se resuelve.

La Honorable Comision se ha apartado de los principios i línea de conducta de los Bancos de descuento del mundo civilizado. Ella no quiere que el pueblo tenga una parte activa en los productos ni que ejerza su vijilancia como parte inmediatamente interesada sobre los empleados en el establecimiento; ella no quiere acciones, ni accionistas, ni junta jeneral de accionistas, ni dividendos, ni encarga la vijilancia al interes particular. Rindiendo el tributo de respeto debido a las virtudes i talentos de los señores de la Comision, creo que el motivo que los ha impelido a proponer una oficina complicada de hacienda que un verdadero banco, es la creencia en que están de que no puede haber acciones donde no hai confianza pública. Pero, como se han fundado bancos donde han querido establecerlos, con tal que el sistema de hacienda se mejore i se ponga a la altura del siglo, como es tan conocida la práctica de que el Gobierno compre un número considerable de acciones, que vende despues con grande utilidad cuando se ha fundado la confianza i se han palpado las utilidades; en fin, como en el país las acciones no deben pasar de doscientos pesos, enterables en dos plazos moderados; para mí nada es mas posible que erijir en Chile este establecimiento bienhechor. En nuestro número 18