Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XVII (1828-1829).djvu/109

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
SESION DE 29 DE OCTUBRE DE 1828 103
  1. Que se traigan por escrito unas indicaciones relativas a las penas que se aplicarán a uno i otro, si no cumplen sus compromisos.

ACTA

SESION DEL 29 DE OCTUBRE

Se abrió con los señores Araos, Argomedo, Argüelles, Bilbao, Campino, Collao, Cortés, Elizalde, Gana, González, Infante, Marin, Molina, Muñoz, Orgera, Orihuela, Palacios, Reyes, Valdés, Valdivieso i Villar. Faltaron con licencia los señores Barros, Castillo, Concha, Echeverría, Larrain, Navarro, Novoa, Ramos, Uieta i Urízar. Sin ella el señor Albano. El señor Sotomayor llegó despues de leida el acta, quien habia anticipado aviso al efecto.

Leida el acta de la sesion anterior, fué aprobada.

Dióse cuenta de una nota del Gobierno en la que acusa recibo de la que se le remitió por esta Cámara, conducente a que se sirviese mandar allanar los inconvenientes que se presentaban en la imprenta para la publicación de las sesiones del Congreso. Se mandó archivar, previniéndose al Secretario procediese a contratar la imprenta de que habla la nota.

En seguida se leyó una mocion del Secretario, relativa a la devolucion de secuestros. Se mandó a las Comisiones de Hacienda i Lejislacion.

Luego se informó a la Sala del dictámen de la Comision Calificadora en la solicitud de don Nicolás Pradel. Se mandó traer por su órdtn en tabla.

Púsose en discusión jeneral el informe de las Comisiones de Policía interior e Inspeccion de diarios en la solicitud del taquígrafo; i después de declarado bastantemente discutido, se pasó a considerar el primer artículo, el que puesto en votacion, fué aprobado; del mismo modo el segundo i tercero, del tenor siguiente:

Artículo primero. Cesará la asistencia a la Sala, del Taquígrafo i Redactor hasta que hubiesen publicado las sesiones atrasadas.

Art. 2.º De estas sesiones se entregarán al Secretario semanalmente al ménos tres.

Art. 3.º La falta en lo prevenido en el artículo anterior, será penada a juicio de las mismas Comisiores (Policía inttrior i diarios).

El señor Orgera espuso que se le ocurrian dificultades en el modo de penar i la calidad de la pena que se aplicase al Redactor i Taquígrafo, si faltaban a sus compromisos, supuesto que ella no podia tener tendencia a la suspension de sus sueldos; por cuanto creia que el pagado en el tiempo corrido de sus trabajos era por la publicación de las sesiones 1 asadas, i que por consiguiente, ignoraba si te les continuaba octubre de 1828 pagando. A esto se suscitó un considerable debate, haciéndose en el curso de él diversas indicaciones, que se pidieron fuesen presentadas conforme a Reglamento.

En este estado, se levantó la sesion. —CONCHA. —Ignacio Molina, Diputado-Secretario.


ANEXOS

Núm. 117

El Gobierno ha visto la nota del Presidente de la Cámara de Diputados en que, con fecha 27 del corriente, le anuncia la imposibilidad de que la imprenta destinada al servicio del Congreso evacúe la impresion de los proyectos que están por discutirse en dicha Cámara. Para obviar a este inconveniente, ha creido oportuno que el Secretario de ella elija la imprenta que le pareciese mas aparente al objeto indicado, remitiéndolé una copia de la contrata que celebre con su propietario o administrador para los fines que convenga.

El Vice-Presidente de la República, al comunicarlo al Presidente de la Cámara de Diputados, tiene la satisfaccion de ofrecerle de nuevo las consideraciones de su mayor aprecio. —Santiago. Octubre 28 de 1828. —F.A. Pinto. —Cárlos Rodríguez. —Al Presidente de la Cámara de Diputados.


Núm. 118

SS. RR:

De todos los derechos que nos asegura nuestro Código Fundamental, ninguno hai que tenga una influencia mas benéfica en la prosperidad de la Nación que la seguridad que todo individuo goza, de que sus propiedades serán respetadas. Sin embargo, existe un gran número de ciudadanos que diariamente se ven inquietados en las que con la mejor fé adquirieron durante el curso de la Revolucion. Este vacío no ha dejado de percibirse por las lejislaturas anteriores; i el Congreso de 1826 dió los primeros pasos, por iniciativa del que suscribe, para la formacion de una lei sobre secuestros de los enemigos de la Independencia.

La Comision a quien se habia consultado en la materia, propuso en su informe un sabio i patriótico proyecto, el mas adecuado a las circunstancias de su formacion, pero que por desgracia no tuvo efecto alguno, pues la Representación Nacional se disolvió, dejando pendiente la lei. Entretanto, las ansiedades i vejaciones continúan. Todo el mundo lo sabe: apénas habrá un ramo de la administracion pública que se halle mas envuelto en tinieblas i confusiones. No hai mas guia que el incompleto Senado