Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXIX (1841).djvu/16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
12 CONGRESO NACIONAL

llenará el vacio indicado en el artículo 2.º , cláusula 5. ªde las disposiciones transitorias de nuestra Carta Constitucional.

Paso al Departamento de Guerra i Marina: La fuerza permanente del Ejército, prescrita por la lei de 7 de Setiembre del año próximo pasado, se halla incompleta por efecto de las mismas causas que os indicó el Vice-presidente en la anterior lejislatura ordinaria. Ella, sin embargo, presta el servicio con la regularidad debida aun que con un recargo que seria de desear se removiese, dictándose una lei que reglase el reemplazo de las bajas, objeto a que se ha incitado otras veces vuestra atencion i que el Gobierno procurará someteros en breve.

De las fuerzas de mar que se fijaron en la misma lei; sólo existen en actual servicio los dos buques menores. Se ordenó el desarme de la fragata, como medida económica, ya que el Gobierno no consideraba necesario mantenerla en actividad, i le era fácil ponerla otra vez en el pié de guerra, si circunstancias imprevistas lo exijiesen.

La organizacion i disciplina de estas dos fuerzas i el espíritu que reina en ellas, no dejan nada que desear. La Guardia Cívica ha adquirido tambien muchos títulos al reconocimiento de la Patria. Yo no dudo que llegará a toda la perfeccion de que es susceptible, sancionada que sea la lei sobre el alistamiento, gobierno i economía de estos cuerpos, objeto en que se trabaja actualmente i que se someterá al exámen i deliberacion del Congreso. La importancia de esta parte de la fuerza armada i la necesidad de facilitar una competente instruccion a los individuos que la componen, ine sujerió el pensamiento de pro porcionar escuelas dominicales a los cuerpos de la capital; lo que se hará estensivo a los demas de la República, si su utilidad, como es de creer, correspondiere a nuestra esperanza.

No enumeraré las varias providencias que se han acordado para el mejor arreglo de la Hacienda i que hallarán un lugar mas propio en la Memoria Ministerial de este Departamento. Os indicaré, sin embargo, como una prueba del incremento progresivo de nuestro comercio, que he creido necesario autorizar a los Ministros de la Aduana de Valparaiso para la compra de un sitio al frerte de los nuevos almacenes nacionales, a fin de estender este edificio i economizar las sumas que anualmente se pagan por el uso de los de propiedad privada.

Las rentas nacionales han ascendido en el año pasado de 1840 a 2.830.334 pesos.

Sobre el crédito público interior me basta deciros que sigue la marcha uniforme i regular de los años anteriores.

Se han empezado a pagar de nuevo los dividendos del empréstito de Londres, i desde Junio del año pasado hasta el presente, las remesas que se han hecho a Inglaterra montan a $ 552,870. Para el final arreglo de este asunto, falta sólo concluir una transaccion equitativa con los tenedores de bonos chilenos sobre el pago de los dividendos atrasados. Deseoso el Gobierno de dar a las obligaciones contraidas con los acreedores británicos la atencion qué merecen, i que tanto interesa al crédito i buen nombre de nuestra República, ha querido facilitar el despacho de una materia que se complica mas cada dia, nombrando una comision de tres individuos, que bajo la inspeccion del Ministro de Hacienda formen una oficina especial, encargada de revisar i examinar las cuentas i de preparar todas las medidas de economía i dirección en esta parte importante i difícil de nuestra administracion fiscal.

Conciudadanos del Senado i de la Cámara de Diputados:

Al hablaros por la última vez desde este lugar, me permitiréis volver los ojos con satisfaccion al largo período trascuirido desde que el voto nacional me elevó a la Presidencia del Estado. Todo ha prosperado en este espacio de tiempo: las circunstancias difíciles en que se ha visto alguna vez la República, no han hecho mas que revelarnos la enerjía vital de que estaba animada; i para los mas incrédulos ha dejado de ser un problema si las instituciones repúblicanas debian o nó arraigarse i florecer en el suelo chileno.Dias de gloria han ilustrado nuestras armas; los guerreros de Yungai no han empañado los timbres de Chacabuco i Maipo; i el Pacífico ha recordado los ensayos heroicos de nuestra primera escuadra. Hemos visto desenvolverse nuestra agricultura; aumentarse rápidamente nuestro comercio; nacer las artes; propagarse la instruccion elemental; erijirse nuevos establecimientos literarios i mejorarse los antiguos; suceder la regularidad 1 el órden a la confusion i desgreño en la administracion de la hacienda pública; consolidarse las garantías constitucionales; difundirse el espíritu de asociación, síntoma inequívoco del carácter verdaderamente popular de nuestras instituciones; sentirse, en una palabra, i enterderse mejor su espíritu. ¿Hacia donde echaremos la vista que no asomen esperanzas felices, i no hallemos motivo de reverente gratitud a la Providencia que se ha dignado hacernos una envidiable escepcion entre tantos pueblos hermanes que partieron del mismo punto que nosotros?

Convencido de la sensatez que distingue a la nacion chilena, veo sin temor aproximarse el dia designado por la lei para la eleccion del Jefe Supremo. Nuestros conciudadanos van a dar en él un nuevo ejemplo de moderacion i órden en el uso de sus derechos; i cualquiera que sea la persona sobre quien se fijen sus votos, respetarán su obra, i no se desviarán jamas de la senda que los ha conducido al estado presente.

Santiago, 1.º de Junio de 1841. —Joaquin Prieto.