Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXVI (1839).djvu/88

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
81
SESION DE 15 DE JULIO DE 1839

tales. Los resguardos estacionados en los pasos habilitados de cordillera eran la única salvaguardia contra el contrabando; pero su organizacion carecía de los medios suficientes para precaverlo. El Gobierno ha puesto término a este desorden, señalando los pasos de Hornillos i de los Patos como únicos habilitados para el tráfico de las mercaderías que se esportan e importan, i encargando a la oficina de la Aduana el formal cuidado de hacer observar las leyes. De su asiduo i laborioso empeño se debe esperar la reforma de los vicios radicados en aquella parte de la República.

En el comercio de metales, se había introducido tambic n el fraude de mezclar escorias i otras materias estrañas a las barras de cobre, que se destinaban para la esportacion a paises estranjeros; fraude que, desacreditando el principal artículo de retorno que ofrecemos a las mercaderías europeas, debía traer males oe gran trascendencia. Sérias reclamaciones se elevaron al Gobierno con este motivo, i ellas no podían ménos que ser acojidas i satisfechas conforme a la justicia que las apoyaba. Se ha dispuesto, pues, que cada establecimiento de fundicion tenga esta marca propia, sin cuya calidad no pueden las aduanas permitir la esportacion del metal de cobre en barra; para que por este medio pueda descubrirse el fraude, dejándose a los contratantes el uso libre de sus derechos para demandarlos con arreglo a las leyes vijentes, que apesar de esta disposición económica no ha querido el Gobierno alterar.

Durante la guerra que hemos sostenido contra la extinguida Confederacion Perú-Boliviana, el Gobierno se vió en el caso de dictar una providencia momentánea que afee taba las rentas de Aduanas, pero que era reclamada por la equidad i las consideraciones que merece el comercio. El Gobierno Pr. tectoral había prohibido absolutamente la introduccion de las producciones naturales e industriales de Chile. Esta disposicion, mal acordada i alterada con frecuencia, perturbó algunas negociaciones i obligó a volver a Valparaíso i otros puertos de la República los frutos del pais que, habiendo salido de ellos, no pudieron desembarcar en el Perú a consecuencia de aquella deliberacion. El Gobierno los eximió, pues, de pagar los derechos de importacion que debían satisfacer con arreglo a nuestras leyes, exijiendo a los interesados todas las seguridades necesarias que justificasen la identidad de los efectos; pero éste es quizá el menor de los favores que, aun en la época de nuestros mayores conflictos, hemos dispensado al comercio esterior.

Concluida la guerra han desaparecido los obstáculos que embarazaban el mútuo cambio de las producciones chilenas i peruanas. Los derechos que en justa retorsion se impusieron a los azúcares i chancacas del Perú, a consecuencia de los injentes impuestos que gravaban a los trigos i harinas de Chile, no debían existir ya por mas tiempo, i el Gobierno los ha suprimido por decreto de 13 de Abril próximo pasado, restableciendo las cosas a su estado natural, sin aguardar a que el Perú por su parte hubiese dado un paso de igual naturaleza. Una amistad sincera en núes tras relaciones internacionales, hará deponer antiguas rivalidades, a que jamas dimos motivos, i dará principio a una nueva era de recíproca ayuda i benevolencia.

La contribucion del catastro ha ofrecido desde su establecimiento graves embarazos de que el Congreso se halla instruido; los unos nacían de la dificultad de introducir una imposicion nueva, cuando no teníamos organizada en el pié correspondiente la administracion interior de nuestros pueblos; otros de circunstancias que no se previeron al tiempo de dictar la lei, i que orijinaron reclamos multiplicados i la consiguiente disminucion de la suma que debía producir el impuesto. Estos últimos inconvenientes fueron remediados por el proyecto que el Gobierno sometió a las Cámaras Lejislativas i que éstas sancionaron en 28 de Knero de 1837. Con arreglo a él se nombraron las juntas departamentales que debían hacer el nuevo repartimiento, i también la Junta Central, a quien se encargaba dar la última mano a esta operacion delicada. Las Juntas encontraron entorpecimientos que han retardado la conclusion de sus tareas, i aun no se ha podido concluir a la fecha el cuadro jeneral que debe formar la Comision central. Con este motivo el catastro ha seguido cobrándose con arreglo a la primera lei por las listas de 1834; pero me lisonjeo de que en el presente año se planteará la contribucion con toda la equidad posible, i que cesando los reclamos a que dió lugar el repartimiento anterior, no tendrá el Erario que sufrir embarazos en la recaudacion de este ramo. Miéntras tanto, la demora en la formacion de las nuevas listas, ha permitido hacerlas con la exactitud posible, i nos ha suministrado una coleccion de datos estadísticos que es en realidad preciosa.

El Gobierno, durante el tiempo de que estoi dando cuenta, ha fijado su atencion en la Casa de Moneda de Santiago, establecimiento digno por cierto de la proteccion de las autoridades i que ha venido en decadencia por causas que son bien conocidas. El primer paso que dió a este respecto, fué hacer venir de Europa máquinas arregladas a los ventajosos métodos que se practican en aquella parte del mundo, las cuales, puestas al corriente, han simplificado i dado gran velocidad a los trabajos, con manifiestas ventajas a los que estaban ántes en ejercicio. También llegaron con ellas un artista i un buen repuesto de herramientas. Allanado así el entorpecimiento que ofrecía la imperfeccion de los antiguos aparatos i que acrecentando los costos de amonedacion retraía a los mineros de destinar sus pastas a este objeto, se autorizó a la espresada Casa para