Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/255

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
255
SESION DE 9 DE AGOSTO DE 1844

ese individúo? nadie lo ha comprado, nadie lo ha leido, porque no encontraba simpatías en el público.

Se me dirá que no puede sostenerse porque es pequeña la asignacion. Niego el hecho, señor, cerca de 4,600 pesos cuesta el periódico Mercurio, cantidades poco menores cuestan el Progreso i la Gaceta. I como he sentado que la prensa no representa otras ideas e intereses que los de la corporacion o partido que la sostiene, resulta que los periódicos no representan otras ideas que las del Gobierno, ¿es éste el fruto que se piensa sacar de la prensa periódica? ¿es éste el fin a donde debemos llevar nuestras protecciones? ¿no seria mucho mas propio del objeto el dejar la prensa libre? Se me dirá que no puede subsistir sin ausilio, sin favor. Pero hemos visto i vemos en el día un diario que no recibe ninguno, que es el Siglo i el Telégrafo de Concepcion, i sin embargo subsisten i se leen. Yo no quiero hacer el parangón de uno i otro periódico, ni me fijo tampoco en las ventajas que traen a la nacion unos i otros: el hecho es que pueden existir sin patrocinio del Gobierno. I digo mas, que si los empresarios de un diario no contasen con esta seguridad, tratarian de contentar al público lector de su jeneralidad, i como prueba de esto, se ha visto que el oríjen de la Gaceta no lo debió sino a la publicacion de un hecho por el Mercurio, por el que se encontraron ajados en su nacionalismo un centenar de suscritores de este diario, i este fué el motivo i la causa de la aparicion de la Gaceta.

Ha dicho el señor Ministro que los periódicos atacan los proyectos del Gobierno. No niego el hecho, sólo por haberse enunciado, a pesar de no haber reparado en él. Pero tampoco se negatá otro i es que tenemos un mal sistema de aduanas, i los periódicos ¿qué han dicho de esto?

Hemos visto, señor, marchar así a Europa 700,000 pesos con el objeto de amenizar parte de la deuda del empréstito anglo-chileno. Esta amortizacion no tuvo efecto; se dejó este capital en una casa de tercer órden en Inglaterra, a mas se le obligó a pagar el cuatro por ciento de interes por todo el tiempo que quedasen estos caudales en sus manos i esto precisamente al mismo tiempo que el interes del dinero en Inglaterra solamente es el dos por ciento, i obligar a la casa depositaria a pagar un interes doble ¿no es forzar a ésta misma a emprender especulaciones arriesgadas i obligarla a una bancarrota? ¿no se encontiarian sumidos en ella los capitales chilenos?

Este hecho es positivo i sin embargo ¿ha dicho algo la prensa periódica? Nuestra industria caduca al nacer, muere por falta de alimento; este alimento son los capitales. Existe en el tesoro millón i medio de pesos que el Gobierno dice no halla qué hacer con ellos, i sin embargo la industria no se proteje, i ¿se ha dicho algo de esto en la prensa periódica? ¿Se guardaria este silencio si ella fuera libre? No quiero decir por eso que los redactores sean esclavos: debo decir que los periódicos, el diarismo, no representa sino las ideas del que los sostiene; i el hecho constante es que en todas partes aparecen necesidades i la prensa periódica sin embargo a todas calla, i no es otra la razon de esto sino que teme ajar al Gobierno, teme que su amor propio se ofenda i como no consideran en nada el resto de los suscritores, a nadie sino al Gobierno desean agradar.

Hai otro hecho, señor, entre muchos otros, que podria citar. Se trataba de mejoras de rentas en la República; el único diario que ha tratado de esto es El Mercurio, mas esto fué cuando el redactor se separó de la empresa; entónces fué cuando vino a tomar parte en esta discusion, a manifestar sus ideas sobre esta materia, sin saber todavia qué parte fué la victoriosa: el publico lo habrá decidido. ¿I qué prueba este hecho de no haber tomado parte en esta discusion el redactor del El Mercurio, sino despues de haberse separado de la redaccion? ¿qué prueba este hecho?

Aparecerán, señor, sin duda en la prensa periódica muchos casos en que el Gobierno tenga que poner coto a las demasías de los diarios, pero este coto puede ponerse por uno o por dos diarios, pero no es una razon para que todos dependan de la autoridad. De este modo, todos los periódicos representarian las mismas ideas del Gobierno dependiendo de él; ¿i éste es el objeto que la Cámara quiere conseguir al aprobar la partida? Nó, señor.

Me parece, pues, que con la cantidad que se deja a disposicion del Gobierno que es de 10,000 pesos, hai la suficiente para que el Gobierno pueda protejer uno o dos diarios cuando mas.

Ahora, señor, que no es sólo la cantidad de 16,000 pesos la que se pone a disposicion del Gobierno, sino que también tiene 2,000 i tantos pesos que se dan por el Ministerio de Justicia para la impresion de la Gaceta de los Tribunales, 600 pesos para el editor de El Araucano i 6,000 pesos que se le dan para gastos secretos, con los cuales, como sabe mui bien el señor Ministro, i no con partidas espresas, se costea en otros paises mui ilustrados la proteccion a periódicos que sostienen la administracion. Con que tenemos 16,000 pesos por la partida en cuestion, 6,000 mas de gastos secretos, son 22,000 pesos; 2,000 i tantos para la Gaceta i 600 para el editor de El Araucano, son cerca de 25,000 pesos; suma que para el estado de nuestras rentas me parece mas que suficiente para llenar esa necesidad.

No puedo dejar, señor, de sostener la partida que la comision ha presentado; me resta sólo contraerme a la última parte del discurso del señor Ministro. Sentiria que se creyera que en mi asiento no he de conocer i sostener la importancia del periodista; lo que yo quiero es hacerlo útil