Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/302

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
302
CÁMARA DE DIPUTADOS


Núm. 135

Soberano Congreso:

El Capitan retirado del antiguo batallon de Infantes de la Patria, que suscribe, con el debido respeto a Vuestra Soberanía espongo: que hallándome ya en una edad avanzada, con mi salud quebrantada i escaso de recursos para sostener una numerosa familia que me rodea, no me queda otro arbitrio que elevar mis clamores a los honorables Representantes de la nacion, a los padres de la patria para implorar su ausilio i proteccion en favor de un antiguo i fiel defensor de la libertad.

Siendo necesario para obtener la gracia que voi a solicitar de Vuestra Soberanía enumerar los servicios que en diversas épocas he prestado en favor de la causa de nuestra independencia, aunque ellos están consignados en los documentos adjuntos, permítame vuestra soberanía le haga una lijera relacion de aquellos que mas puedan influir en su consideracion.

Por el documento número i verá Vuestra Soberanía que el año de 1813, despues de haber prestado mis servicios como militar desde el año de 1810, abandoné mi hogar, mi familia i cuanto poseia i volé voluntariamente a la campaña del Sur, en donde bajo la direccion del inmortal señor Jeneral Carrera, me hallé en la accion de San Cárlos i toma de Talcahuano a las órdenes del señor Jeneral O'Higgins; en la de Curapaligüe i rendicion de Concepcion bajo las órdenes del Teniente Coronel don José María Benavente; en el asalto de Talcahuano en 1817 bajo las del Jeneral O'Higgins; en el encuentro de cazadores a caballo en Quechereguas en Marzo de 1818 bajo las del señor Coronel don Ramon Fieire; en la derrota de Cancha Rayada a las del señor O'Higgins; i en la accion de Maipú el 5 de Abril de 1818 a las órdenes del señor Jeneral don José de San Martin; debiendo prevenir a Vuestra Soberanía que en los años de 1817 i 1818 presté a la nacion otro servicio no ménos importante dando con él una prueba del mas acendrado patriotismo, i cual fué el de ceder a su favor todos mis sueldos. Tambien fui uno de los que contribuyeron a la célebre jornada de la toma de Chiloé, pues me incorporé voluntariamente en la division que entónces mandaba el señor jeneral don Ramon Freire, lo que si no consta en mi hoja de servicios es debido sin duda a un olvido o equivocacion; agregándose ademas a estas campañas varias prisiones que tuve que sufrir de los enemigos, vejaciones i privaciones de todo jénero.

Penetrado el Gobierno de los importantes servicios que habia prestado a mi patria en tan críticas circunstancias, creyó de justicia premiarme en parte tantos sacrificios i por su decreto de 10 de Setiembre de 1838, que va signado con el número 2, me concedió el sueldo de 15 pesos mensuales en clase de retirado, concluyendo dicho decreto en estos términos: "advirtiéndose que deberá cesar dicho abono en el caso de obtener algun destino por el cual le corresponda gozar de mayor sueldo fiscal."

Posteriormente he obtenido el empleo de portero de la oficina del Crédito Público con el goce del sueldo de $ 25 mensuales, el que desempeño hasta ahora, habiéndoseme suspendido el abono de los $ 15 de que disputaba anteriormente en remuneracion de mis servicios, sin duda por el tenor de la parte final del decreto de que he hecho mencion.

Si el destino de portero que actualmente estoi sirviendo fuera vitalicio por remuneracion de los servicios que he prestado estaria conforme; mas siendo un nuevo trabajo que se me impone, no puede este quedar sin recompensa ni destruir lo que ya tenia adquirido por los prestados anteriormente en la guerra de la Independencia.

La mente del Supremo Gobierno no pudo ser ésta al dictar dicho decreto; pero él deja un vacío que da lugar a interpretaciones que acaso con el tiempo vengan a reducirle a la nulidad.

De cualquier modo que se le considere, ningun derecho me da para legar a mi familia algun alivio que es a lo que debe propender todo ciudadano honrado. Esta aspiracion tan justa i relijiosa, me hace suplicar a los dignos representantes de la nacion que, teniendo en consideracion mis largos servicios i escasa fortuna, i atendiendo tambien a la proximidad del aniversario de nuestra Independencia, se sirva contribuir a la celebracion de este gran dia, concediéndome el goce de mi sueldo que como retirado gozaba anteriormente, en calidad de sobresueldo al portero de la oficina del Crédito Público i en remuneracion de sus servicios prestados en la causa de la Independencia.

Por tanto,

A Vuestra Soberanía suplico se digne así acordarlo por ser gracia que espero. —Su servidor. —Tadeo Mateluna.