Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/360

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
360
CÁMARA DE DIPUTADOS

mos mui oportuno e interesante la publicacion de las doctrinas de algunos economistas respetables sobre este punto.

Un Banco es un tesoro puesto al cuidado de un determinado número de individuos de sólido crédito i reputacion, quienes garantizan los billetes que emiten con el objeto de facilitar los pagos en todas las relaciones sociales i con el de dar mayor fomento a la produccion.

Se distinguen dos especies principales de Bancos, aunque no sen mui diferentes entre sí a saber: Bancos de depósitos i Bancos de circulacion.

La creacion del primer Banco de depósito, parece, fué dictada por la necesidad. Como en Suecia no corria antiguamente otra moneda sino la de cobre, i que para hacer los pagos de alguna consideracion era preciso conducir a casa del acreedor varias carretadas de aquel metal, se vió la necesidad de hallar un medio supletorio de estos inmensos, molestos i costosos trasportes i no se halló otro mas a propósito que la fundacion de un depósito público, al cual todo ciudadano llevase su moneda de cobre en cambio de un billete que se le estendia acreditando la suma entregada. Con este método que por cada dia fué aumentando la esfera de sus operaciones, se verifican recíprocamente todos los pagos mediante endoso en el gran libro o sea en los rejistros de dicho Banco.

Si el peso de la moneda dió lugar a la creacion del Banco en Suecia, en otras partes se debió su oríjen a la diversidad de las mismas i a la afluencia comercial de muchos pequeños Estados limítrofes, cuyas monedas de tantas especies era preciso admitir.

Así pues, los de Venecia, Jénova, Amsterdan i Nuremberg parece, debieron su oríjen al deseo de evitar ciertos inconvenientes, que no podian obviarse con la refundicion de las monedas, i fueron las siguientes:

  1. La variedad de dichas monedas en su peso i título.
  2. La alteracion de las mismas por el uso.
  3. La falta en las antiguas por el desgaste, limaduras u otros deterioros.
  4. La dificultad de espresar su verdadero valor en moneda nacional.
  5. La repugnancia de muchos en recibirlas i las disputas dirijidas a rebajar o a aumentar su valor.
  6. El curso del cambio se alteraba necesariamente con perjuicio de los pequeños Estados a causa de la incertidumbre del valor, que se esperaba recibir de los mismos en pago de sus letras de cambio.

Cada negociante depositó en estos Bancos todas sus monedas, buenas o malas, nacionales o estranjeras, i sus barras de oro i plata, anegadas al valor, al título i al peso prefijados por la lei, i el Banco estableció una especie de cuenta corriente con todo depositador, a quien dió un papel de crédito por la suma depositada, i que fuera trasferible en su totalidad o en parte de ella a quien tuviese por conveniente.


Se dió a estos créditos el nombre de moneda de Banco, la que por la calidad inalterable de su valor, debió ganar necesariamente en sus cambios con la moneda corriente, sujeta a todas las alteraciones del uso i de la mala fe.

El ajio de la moneda de Banco de Hamburgo, por ejemplo, que suele ser de 14%, poco mas o ménos, representa la diferencia que se supone existe entre la buena moneda del Estado, de su título i peso legal, i entre las monedas corrientes, desgastadas, limadas, o deterioradas que introducen los Estados limítrofes. Por igual razon la moneda corriente Amsterdan ántes de 1609, que fué la época del establecimiento del Banco, perdia 9% en comparacion de la buena moneda recien acuñada.

Habiéndose mandado en la citada ciudad de Amsterdan que se pagasen en moneda de Banco todos los valores comerciales, que excediesen de 100 florines, se acordó asimismo que en dicho Banco se admitiesen todas las sumas que pasaran de 300; i los depositadores han quedado cada día mas satisfechos de esta feliz invencion a causa de las ventajas siguientes, que disfrutan:

  1. La facilidad de verificar los pagos en brevísimo tiempo;
  2. La seguridad de la propiedad contra todos los accidentes de la desgracia o de la mala fe, pues que la ciudad de Amsterdan responde de todos los fondos;
  3. La exencion de todo embargo directo o indirecto, que la lei garantiza a los valores depositados.

Para los gastos mas precisos de la administracion hai impuesto un derecho mui moderado sobre todo endoso o traslacion, que se hace de cualquiera suma de una mano a otra, i otro pequeño derecho que no pasa del ½% sobre préstamos, que hace dicho Banco con la garantía del metal noble en barras, depositadas en su poder.

Como los Bancos de depósitos son tambien útiles a las naciones que tienen un numerario superior a sus necesidades, porque de no retirar de la circulacion esta superabundancia de metálico, seria una consecuencia necesaria el decrecimiento de su valor i el aumento del de todas las mercancías, debe asimismo creerse, que esta consideracion tuviese una parte no pequeña en su creacion.

ORÍJEN DE LOS BANCOS DE CIRCULACION

Desde que las letras de cambio facilitaron la circulacion de las mercaderías sin la interven